Recientemente hemos podido leer un artículo en El País (‘Terapia de banda ancha’) en el que se aborda una realidad que puede llamarse así, realidad, desde hace no mucho tiempo: la terapia online. 

Los profesionales de Centro Médico AUPA utilizamos, junto con otras técnicas y métodos de vanguardia, la terapia tradicional presencial y también, cada vez más, la terapia online. 

Yo, sinceramente, debo reconocer que aún me cuesta un poco sentir (porque creérmelo me lo creo) que una sesión online pueda ser tan eficiente, en términos de complicidad paciente-terapeuta (lo que en psicología llamamos transferencia-contratransferencia) como una sesión presencial, por aquello del “contacto humano”. Y digo aún, porque seguro que al ir haciendo más y más sesiones online, esta sensación mía irá desapareciendo, de hecho ya está ocurriendo. 

Sin embargo, creo que en la terapia online se pierde un poco este “contacto humano” cuando tu paciente se está vaciando emocionalmente, cuando te está contando algo muy gordo que le ocurre, o que él o ella siente que le sucede. En la terapia tradicional presencial; los terapeutas sentimos que en cualquier momento nos podemos levantar de la silla y darle un abrazo a nuestro paciente. No quiere decir que lo hagamos, porque ese abrazo según en qué situación podría no ser terapéutico, pero lo que trato de exponer es que el hecho de saber que podríamos hacerlo, al menos a mí me genera cierta sensación de seguridad en el marco de la relación terapéutica. 

Al mismo tiempo entiendo que esto es un sesgo que los terapeutas debemos quitarnos, de hecho yo ya lo estoy haciendo poco a poco, ya que a día de hoy he comprobado innumerables veces que, casi de la misma manera, ese “contacto humano” se puede llegar a sentir a través de la pantalla. 

Lo cierto es que las herramientas informáticas que utilizamos para hacer terapia online nos permiten muchas posibilidades casi equiparables a las de una sesión tradicional presencial. Por ejemplo, ver en pantalla documentos compartidos en tiempo real sin necesidad de perder el contacto visual con la otra persona: fotos, vídeos, informes, esquemas, presentaciones, etc.

La terapia online en Centro Médico AUPA está especialmente indicada en casos concretos: 

  • Para pacientes que no pueden asistir al Centro Médico por algún motivo. 
  • Para pacientes que viajan mucho y la sesión la puede realizar desde el hotel o desde dónde se encuentre el paciente. 
  • Para pacientes que viven lejos, fuera de la ciudad en la que se encuentra el Centro Médico 

En todos los demás casos nosotros recomendamos la terapia presencial, ya que el hecho de que el paciente se tenga que desplazar hasta nuestro Centro Médico, en muchos casos ya es terapéutico en sí mismo, porque psicológicamente en cada sesión el paciente recorre “un camino” que le lleva hacia su recuperación. Me refiero por ejemplo a lo poco conveniente que sería que un paciente que sufre una adicción, hiciera su terapia sentado en el sofá de su casa, si vive a tres paradas de Metro de la clínica. 

En España sigue existiendo el estigma de asistir al psicólogo. Esto ocurre fundamentalmente porque se siguen asociando los problemas mentales a debilidad. En este sentido, la tecnología puede ser una perfecta aliada de aquellos pacientes que se resisten a asistir a un centro de salud, pudiéndose beneficiar de hacer la terapia “en su terreno”, lo que en algunos casos puntuales puede ser terapéuticamente aprovechado para una mejor recuperación. 

En vivo u on-line, todo el equipo de Centro Médico AUPA estamos listos y preparados para ayudarte.  

¡¡¡Feliz Vida Nueva!!! 

Fernando Gallego 

Psicólogo Centro Médico AUPA