Hoy vamos a hablaros de uno de los cambios más importantes para el logro del bienestar y el equilibrio físico y mental: el cambio en la concepción de nuestro propio cuerpo y del concepto de salud

Cuando el adicto sale del círculo vicioso en el que se encontraba, comprueba el deterioro a todos los niveles que ha sufrido, siendo imprescindible el cuidado de su bienestar físico.

Debemos aprender que el buen estado y funcionamiento de nuestro cerebro depende, además de otras muchas cosas, del ejercicio físico, de la calidad de nuestro sueño y de nuestra alimentación.

Es fundamental aprender que el buen estado y funcionamiento de nuestro cerebro depende, además de la estimulación intelectual a través del aprendizaje, del ejercicio físico, de la calidad de nuestro sueño y de nuestra alimentación. La importancia del deporte lo hemos visto en otro artículo del blogg, y el que durmamos las horas necesarias y con profundidad puede parecer evidente. Pero es muy importante que sepamos que somos lo que comemos. Existen alimentos vitales para nuestro cerebro, uno de ellos son los ácidos grasos omega 3, que encontramos fundamentalmente en el pescado, por ejemplo, en el salmón. Son un ladrillo básico para nuestro cerebro, concretamente el DHA es parte fundamental de la composición de nuestras estructuras cerebrales pudiendo su falta provocar disfunciones y problemas. Otro elemento fundamental de nuestra dieta es el ácido fólico, presente en espinacas, zumo de naranja…es una vitamina imprescindible para que se produzcan de manera adecuada determinadas reacciones químicas en nuestro cerebro.

 Es muy importante que sepamos que somos lo que comemos. 

La Reserva Cognitiva es el banco de nuestro cerebro donde guaramos capacidad de aprendizaje y conocimiento para cuando nos resulte necesaria.  La evidencia científica nos certifica aquello que ya dijeron los clásicos:

Mens sana in corpore sano.