¿Influye nuestra manera de pensar en el posible desarrollo de una adicción?

Las adicciones son un fenómeno denominado biopsicosocial. Esto significa que sus causas son múltiples y de origen diverso. Nuestra genética, el entorno y la personalidad conforman un complejo entramado que impulsará o frenará la posibilidad de generar una adicción a partir del momento en que el individuo empieza a consumir cualquier droga (legal o ilegal) o a realizar conductas susceptibles de convertirse en adictivas (juego, sexo, Internet, etc…)

Queremos examinar hoy el factor psicológico y su influencia determinante en el desarrollo de esta enfermedad. Para ello, vamos a utilizar un modelo creado por el psicólogo Albert Ellis basado en los pensamientos irracionales que todos, en mayor o menor medida tenemos pero que cuando tienden a ser excesivos e incluso superiores a los racionales pueden ser extremadamente perjudiciales, ya que es más importante lo que pensamos sobre lo que nos pasa que lo que realmente nos pasa. En este sentido, tener un elevado número de pensamientos irracionales puede ser un importante factor de riesgo para que aparezca una adicción.

A continuación pasamos a exponer las 11 ideas irracionales que enumeró Ellis y el modo de “desmontarlas”. Recomendamos al lector tratar de identificarlas para determinar en qué medida le afectan y de este modo poder evitarlas.

1. “Necesito amor y aprobación de todos lo que me rodean”. Es imposible e irracional que todos nos quieran. Esto provocará inseguridad, miedo y preocupación. Lo racional es actuar según lo que sentimos que está bien.

2. “Para valer tengo que conseguir lo que me propongo”. Irracional porque no podemos conseguir todo y menos a la primera. Tendremos ansiedad, competitividad, conflictos, etc. si actuamos así. Lo racional es aprender de los errores y seguir intentando lo que realmente deseamos sin frustrarnos.

3.  “Hay gente vil y malvada que deber ser culpabilizada y castigada”. Las personas somos seres limitados que actuamos la mayoría de las veces de manera automática e inconsciente. Sentiremos rabia, hostilidad e ira si pensamos así. Lo racional es no criticar y culpar a los demás sino comprender que se cometen fallos por ignorancia, perturbación emocional o simpleza.

4.  “Es catastrófico que las cosas no vayan por donde me gustaría que fueran”. Es irracional porque no hay razón para pensar que las cosas tienen que ser distintas a como son, otra cosa es que nos guste o no. Provoca impotencia, tristeza, depresión. Lo racional es aprender de cada experiencia e intentar sacar una lectura positiva.

5.  “La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca o ninguna capacidad de control sobre las emociones dolorosas que esto provoca”. Irracional porque las emociones se pueden trabajar y modular. En caso contrario producen angustia, aislamiento, pasividad. Lo racional es identificarlas y aprender a manejarlas.

6.   “Si algo es o puede ser peligroso o temible, siempre hay que pensar que va a pasar lo peor”.  Es irracional pensar así porque no siempre tiene que pasar lo peor. Se sentirá ansiedad, impotencia y dolor si se cree esto. Lo racional es enfrentarse al miedo que nos causa la situación y actuar desde la lógica.

7. “Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades en la vida”. Es irracional porque abandonar las tareas que no nos gustan aumenta la inseguridad y la desconfianza personal y a la larga es peor. Lo racional es aceptar la vida con sus responsabilidades y sin evadirse o imponer una autodisciplina demasiado rígida.

8.   “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”. Los demás no deben elegir y decidir por nosotros. Dependencia, inseguridad y falta de autoestima será la consecuencia. Es racional aceptar cierto grado de ayuda cuando es necesario pero también aprender a tomar decisiones, a arriesgarse y equivocarse.

9.   El pasado determina irremediablemente mi conducta actual y por tanto mi futuro”. Si pensamos así, seremos unas víctimas de nuestros actos. Esto es irracional puesto que aunque lo que hacemos tiene consecuencias siempre se está a tiempo de cambiar, avanzar y dejar a atrás conductas nocivas.

10.  “Uno debe sentirse muy preocupado por los problemas de los demás”. Es un pensamiento irracional que genera angustia, preocupación y frustración. Nuestro campo de influencia en los demás es limitado y lo racional es valorar si se puede y se debe actuar y en qué medida.

11. “Existe una solución precisa, perfecta y correcta para cada problema y no encontrarla es una catástrofe”. No existen las soluciones universales adecuadas para todos. Siempre se pueden encontrar soluciones nuevas. Si pretendemos dar con la solución infalible caeremos en el perfeccionismo y en la obsesión. Lo racional es analizar el abanico posible y elegir lo más factible sabiendo que todo tiene ventajas e inconvenientes.

Las creencias erróneas sobre el mundo, los demás y uno mismo nos llevan a ver, sentir y pensar sobre las cosas de cierta manera. Si esas creencias tienen un origen irracional, las percepciones, sentimientos y pensamientos serán negativos y generarán mucho sufrimiento.

Las drogas o conductas adictivas son un vehículo para aliviar momentáneamente el dolor. Esto nos puede explicar en parte el porqué de las adicciones y, con el autoconocimiento correcto, abre la posibilidad de superarlas y establecer creencias racionales que ayuden a una mejor gestión de la vida sin necesidad de autodañarse.

Un tratamiento para superar una adicción trabaja en esta dirección para que la persona afectada pueda revisar su manera de pensar y modificar todo lo que sea necesario para generar conductas sanas, responsables y libres de sufrimiento.

Marta Blázquez

Terapeuta Centro Aupa