La medicación: una herramienta útil, pero no imprescindible

Para nosotros cada paciente es único, por lo que estudiamos su caso de manera personal e individual, lo que permite que el tratamiento a aplicar sea intransferible para el caso concreto contra el que nos enfrentamos. Esto hará que en algunos casos la medicación sea necesaria y en otro tipo de casos no lo sea.

Esta conveniencia vendrá marcada por la tipología del caso, la fase de la adicción en la que estamos, la frecuencia en el consumo o la conducta adictiva que se presenta. Con todas estas variables, se sopesa la necesidad, o no, de ayudar a la propia terapia con elementos farmacológicos.

Muchas veces los pacientes presentan temores a la hora de seguir un tratamiento farmacológico, lo que han de saber es que los medicamentos son productos testados por múltiples organismos estatales y comunitarios, además han superado exhaustivos controles de calidad, eficiencia y salubridad. Estos medicamentos están probados y reconocidos por la comunidad científica internacional hasta llegar al consumidor final, que es el paciente. En conclusión, no se debe temer al tratamiento farmacológico, ya que está debidamente prescrito por un profesional médico acreditado,.

Por contra, a lo que se debería temer es a los estupefacientes que circulan por las calles en el mercado negro, sin ningún tipo de control sanitario, distribuidos de forma antihigiénica, eso en el caso de las drogas ilegales. En el caso de las legales, como podría ser el alcohol o el tabaco, si realmente el usuario fuera consciente de las proporciones tóxicas de ambas drogas, probablemente les preocuparía bastante más el uso de las mismas, que recibir con pericia médica un fármaco concreto, dosificado de manera concreta y para un fin concreto.

Más Información sobre Centro Médico AUPA