Sexo, drogas y depresión, lo más buscado por los jóvenes en Internet 

Internet es una fuente inagotable de información y conocimiento, una herramienta extremadamente útil que permite acceder de manera rápida y sencilla a cualquier tipo de consulta que queramos realizar. También supone un gran indicador de cuáles son las preocupaciones o intereses de la población, entre ellos los adolescentes. Cuando vemos el titular del artículo podemos equivocarnos, que los jóvenes busquen más información sobre sexo, drogas y depresión no quiere decir que sean sus únicos intereses y lo único que les importa, sino que buscan para aclarar todas aquellas dudas que quizás no se atrevan a preguntar, suponiendo una solución perfecta para, desde el anonimato, conseguir saber todo aquello que les preocupa y angustia pero que no les gusta compartir con nadie.

No olvidemos que la adolescencia es una etapa de grandes cambios, en la que al acceder a la vida adulta encontramos cosas desconocidas hasta ese momento: sexo, problemas emocionales, cambios hormonales que nos afectan a nivel corporal, posibilidad de toma de contacto con sustancias a través de amigos como tabaco, alcohol o cualquier otra droga, avidez por querer vivir todo tipo de sensaciones, sensación de saberlo todo y estar por encima de nuestros padres en cuanto a conocimiento de la vida… Y precisamente por ser una etapa de cambios, es una etapa también de mucha incertidumbre y dudas, es aquí donde Internet juega un papel decisivo, vemos en el artículo que más del 80 % de los jóvenes es adonde acuden para consultar todo aquello que les preocupa. Esto supone un gran apoyo para ellos, aunque a veces se pueda convertir también en un arma de doble filo.

Pero quizás todo esto ya lo sabíamos o intuíamos, lo novedoso y sorprendente de los resultados de este estudio es que uno de cada tres jóvenes ha modificado sus hábitos de salud a través de Internet y uno de cada cinco se ha descargado una app de salud. Esto es una gran noticia, quiere decir que nuestros jóvenes entienden que el cuidar de su salud forma parte de sus responsabilidades y que entienden que, de cómo lo hagan, dependerá no sólo su estado físico, como mucha gente cree, sino también su estado emocional. Incluso han llegado a modificar sus hábitos convirtiéndolos en más saludables tras haber leído información en Internet.

Esto es algo que a mí personalmente (y creo que a todos) me genera una gran esperanza, por dos motivos:

  • Pensar que nuestros adolescentes se preocupan de su bienestar y tienen la suficiente capacidad de aprendizaje para cambiar aquello que comprenden que puede resultar nocivo para su salud. No olvidemos nunca que nuestro estado de salud depende en un 75 % de nuestro estilo de vida. Ojalá los adultos demostráramos esa misma preocupación que hemos comprobado que ellos sí tienen.
  • Desechar esa idea sobre los adolescentes que a veces tenemos. no son todos seres egoístas y únicamente están interesados en cosas lúdicas. Como hemos comprobado en multitud de ocasiones, no son la mayoría de jóvenes los que hacen botellón, hacen gamberradas y las cuelgan en Youtube, acosan a otros compañeros en el colegio… Existe otro inmenso grupo que hacen deporte, que son solidarios, que se preocupan por lo que les rodea y que aspiran a ser mejores personas en todo. Pero hacen menos ruido.

Aprendamos de ellos esa enorme curiosidad por todo y esa capacidad de cambio que tienen, aprendamos también a preocuparnos por nuestra salud como ellos nos han demostrado que hacen.

Ellos son el mañana… Por eso sé que el mañana va a ser mejor.

Dra. San Román

Subdirectora Médica Centro AUPA