La prevención en drogadicción es una cuestión de educación,  educación emocional, que es el gran escollo de nuestro sistema educativo. Es ahora cuando empezamos a darnos cuenta de la importancia que tiene este aspecto para alcanzar la salud del individuo (entendiendo salud como bienestar físico, psíquico y social).

En la medida en la que nuestros niños y adolescentes aprendan que la única forma de desarrollar un cerebro sano, apasionado y satisfecho es esforzándose creativamente en la búsqueda y desarrollo de todo aquello que les apasiona (lo que Ken Robinson define como “El Elemento”) y enseñándoles de una forma natural las nefastas consecuencias del consumo de drogas, conseguiremos que ellos mismos sean quienes no quieran usarlas.

Los padres y los profesores tenemos una gran responsabilidad en este proceso educativo; no vale con evadirnos de esta responsabilidad pensando que el gobierno ya está haciendo esta labor a través de las campañas antidroga, que es lo que muchos piensan de una manera más o menos consciente.

Debemos enseñar a nuestros jóvenes a descubrir y desarrollar los “poderes Innatos” que ellos mismos tienen para que puedan gestionar el condicionamiento social que sin duda en algún momento va a provocar su grupo de iguales (necesidad de pertenencia al grupo, miedo al rechazo…), manteniéndoles así a salvo de las drogas.

Según Grant Morrison, estos “Poderes Innatos” que todos los Homo-Creativos-Sapiens tenemos, y que en Centro Médico AUPA ayudamos a descubrir y desarrollar en la prevención y tratamiento de conductas adictivas, son:

  • El Poder de la Presencia Consciente: aprender a estar presente en el aquí y el ahora con atención plena.
  • El Poder de la Elección: la felicidad es una actitud ante la vida, y hemos de enseñar a nuestros adolescentes a que aprendan a elegir ser felices sin drogas
  • El Poder de la Originalidad: aprender a ser fiel a la propia esencia de cada uno, quitándonos la máscara de nuestra personalidad
  • El Poder del Propósito: somos máquinas de crear significados
  • El Poder de la Honestidad: aprender a enfrentarse a la verdad de cada uno
  • El Poder del Espíritu: aprender a que no hace falta ser religioso para ser espiritual, y que ser espiritual es la única forma de ser feliz
  • El Poder de la Belleza: Einstein decía que el ser humano es verdad, belleza y bondad … entendiendo belleza desde su acepción más alta
  • El Poder de Sanar: buscar siempre la causa de la enfermedad, no solo paliar los síntomas
  • El Poder de la Resiliencia: la vida no es siempre de color de rosa, la adversidad nos hace fuertes, si sabemos cómo manejarla
  • El Poder de la Creatividad: una aplicación gratuita que viene incluida en el software original de nuestros jóvenes, y que hemos de enseñarles a desarrollar
  • El Poder del Amor: el Che Guevara dijo que los verdaderos revolucionarios son guiados por un gran sentimiento de amor, y esta sociedad no necesita a jóvenes que se droguen, sino a jóvenes revolucionarios.

Por tanto nuestra función como padres y educadores es clara y sencilla: no se trata de crear superhéroes, sino de ayudarles a descubrir el superhéroe que cada uno lleva dentro.

Fernando Gallego

Psicólogo Centro Médico AUPA