El pasado mes de febrero, más de mil personas se unieron a una iniciativa creada desde Internet, el Complaint Restraint February, que nos invita a dejar de lamentarnos por cosas cotidianas durante un mes y a analizar qué ocurre. Nuestro equipo de Centro Médico AUPA se unió incondicionalmente a esta propuesta porque consideramos que si conseguimos no quejarnos, conseguiremos sentirnos más felices en nuestro día a día. Entre otras cosas porque podemos aprender a utilizar todo ese tiempo que desperdiciarnos en lamentarnos en aceptar lo que hay, para acto seguido gestionar nuestro día a día de una forma eficiente, creativa, controlando y sacando el mayor partido de nuestras emociones, con mucha atención plena en el AQUÍ y el AHORA, viviendo intensa y sanamente lo que nos toca vivir en cada momento.

La palabra “queja” proviene del latín quassiare, que significa golpear violentamente, quebrantar y expresar un dolor, una pena, un resentimiento, una desazón. Etimológicamente no nos seduce mucho esta palabra, ¿verdad?. Pero no nos engañemos, quejarnos en el momento y lugar oportuno puede ser muy positivo, el problema es que no nos paramos a pensar el daño que nos hace el acomodarnos en la queja, incluso como un estilo de vida en muchos casos. Por tanto podríamos decir que la “queja” es un arma en nuestro poder muy valiosa pero que tenemos que aprender a manejar, porque si la usamos constantemente se estropea y, como arma que es, se nos puede volver en contra si no sabemos utilizarla y podemos hacernos mucho mucho daño.

“Puedas dejar de quejarte ahora mismo, estás donde estés, y tener un mejor mayo, junio, julio… Sólo recuerda, si algo realmente malo ocurre en tu vida, mejor cuéntaselo a tus amigos. Se supone que tiene que hacerte sentir feliz, no miserablemente solo” Thierry Blancpaint.

De este genial experimento, voy a destacar algunas de las interesantes consecuencias positivas que sus autores han destacado:

  • Aumento de la sensación de felicidad
  • Disminución de la sensación de “estar quemado”
  • Adquirir conocimiento sobre cómo nos comunicamos y cómo se comunica la gente a nuestro alrededor
  • Ser consciente de que hay muchas personas que se encuentran en la dinámica de la queja.

No te quejes durante un mes y comprobarás los enormes beneficios de esta iniciativa. Lo inteligente y saludable, entonces, sería mantenernos para siempre en este otro estilo de vida. Con esta actitud de no quejarnos multiplicaremos la funcionalidad de nuestros conocimientos y nuestras habilidades adquiridas.

Todo el Equipo de Centro Médico AUPA estamos listos y preparados para ayudarte.

Fernando Gallego

Psicólogo Centro Médico AUPA