Te has preguntado alguna vez, ¿Por qué tenemos la necesidad de contar mentiras?, ¿Por qué esa constante tendencia a ocultar la verdad?. Según la ciencia, las mentiras son algo consustancial al ser humano, el cerebro de un recién nacido viene programado sin el software de la mentira, la va adquiriendo con la experiencia. Todos los seres humanos mentimos a lo largo del día en varias ocasiones, para evitar peligros, para no herir, para dificultar la identificación de nuestros defectos o para manipular.

Las mentiras hacen que se evidencien en nuestro propio subconsciente los complejos, las frustraciones, los desvalores y la negatividad, lo cual hace que una vez que uno miente, inmediatamente a continuación se sienta mal por haberlo hecho.

Pero….

¿Por qué mentimos si sabemos que eso no está bien?

1.- POR COMPLEJOS: ¿Te maquillas?, ¿te tiñes el pelo?, ¿Usas faja?, ¿Llevas rellenos o postizos? O ¿exageras tus éxitos e incluso los trasformas para que lo parezcan?, o peor aún ¿te los inventas?… estas acciones, contribuyen a la construcción del personaje que tu quieres mostrarle a los demás, para ser aceptado y sentirte querido, o bien para obtener la integración en un grupo determinado. Esto hace que a tu cerebro se le muestren claramente tus debilidades, tus desconfianzas y tus miedos, ya que plasma una aplastante realidad: no te fías de tu verdadero yo, del “tu mismo” en esencia pura y por ese motivo te ves en la necesidad, para conseguir tu objetivo, de disfrazar e incluso inventar un “nuevo yo”.

2.- POR MANIPULACIÓN: ¿Quieres que el de enfrente actúe exactamente como a ti te da la gana?, ¿usas invenciones o chantajes emocionales para lograr esos objetivos?. Aunque creas que no, cuando manipulas, estás haciéndote daño a ti mismo, le estas haciendo a tu cerebro trabajar para ser deshonesto y falso. Está comprobado que la práctica de los desvalores es lo que más puede alejar al ser humano del equilibrio y el bienestar emocional, lo que hará que nos sea difícil ser felices. Cuando mientes y como resultado manipulas, le estás arrebatando la posibilidad de tomar sus propias decisiones al otro, ya que al privarle de una información veraz, no tendrá ninguna posibilidad de actuar en consecuencia de sus propios intereses o valores.

3.- POR INSEGURIDAD: ¿Necesitas la nota que te ponen los demás?, ¿te importa el juicio que hacen otros sobre tus acciones o tu aspecto?, cuanto más afirmativa sea la respuesta a esas dos preguntas, más necesidad vas a tener de mentir. Refuerza la seguridad en ti mismo y reafírmate en tomar tus propias decisiones, acertadas o erradas, son las tuyas, es tu propia vida.

4.- POR MIEDO: ¿Temes hacer daño a alguien si le dices realmente lo que piensas?, ¿te asusta dar una información a alguien al que quieres porque sabes que puedes herir sus sentimientos y hacerle mucho daño?. Este tipo de mentiras son las llamadas mentiras blancas o mentiras piadosas y en algunas ocasiones, pueden estar evidenciando un comportamiento cobarde que va a hacernos sentir mal con nosotros mismos, al no poder contarle al de enfrente de una manera adecuada aquello que nosotros sabemos.

5.- POR VENGANZA: ¿Mientes para hacer daño a alguien por el que te sientes agredido?, cuando desencadenamos la ira, al final esta se vuelve en nuestra contra, inicialmente nos puede producir una sensación de alivio y placer instantáneo, pero cuando este pasa, aparecen de nuevo los sentimientos negativos que lo proporcionaron y además en ocasiones el remordimiento y la herida en nuestra autoestima.

6.- POR DEBILIDAD: ¿Te has auto engañado alguna vez para no abordar aquello que sabes que debes hacer?. Es frecuente usar el auto engaño para no eliminar acciones que sabemos perfectamente que nos están perjudicando. Lo usamos para no dejar de beber o de fumar, no ponernos a dieta cuando tenemos sobrepeso, no cambiar los aspectos negativos de nosotros mismos. 

En definitiva, huye de la mentira. No finjas afectos, no manipules, no uses la falsedad como arma arrojadiza, no te auto engañes para no abordar aquellas metas que quieres alcanzar. Según muchos estudios e investigaciones al respecto de este tema, tener esos comportamientos sólo te van a traer caos e infelicidad a tu vida.

Como decía el escritor y dramaturgo checo, Václav Havel: “La primera pequeña mentira que se contó en nombre de la verdad, la primera pequeña injusticia que se cometió en nombre de la justicia, la primera minúscula inmoralidad en nombre de la moral, siempre significarán el seguro camino del fin

Virginia López Bello

Coordinadora Centro Médico AUPA