El pasado viernes acudió a Centro AUPA a solicitar información para tratarse su adicción a la cocaína, un hombre de 38 años. Esto sería algo habitual en nuestro centro a lo largo de una semana convencional, si no fuera por unas palabras que me dijo completamente oportunas y relacionadas con un artículo que acababa de leer unos minutos antes de que él llegara. Me aseguró:

“… llega una edad en la que ya no puedes hacer determinadas cosas….”.

Me llamó la atención como él mismo se estaba imponiendo límites a sus deseos, a la construcción y mejora de su personalidad, a disfrutar de los regalos que la vida nos ofrece, al cambio. Sólo esto era comprensible debido a la enfermedad de la adicción a la cocaína, por la que vino a consultar.

El artículo (de ABC de Sevilla) que, como comentaba, me inspiró a escribir éste, contaba la historia de José Narciso Bellido, un hombre que acabó el bachillerato en el curso 2009-2010, con 81 años y en la actualidad está estudiando el Grado en Derecho en la UNED, desde Écija, su ciudad natal, mientras tanto ha escrito su opera prima: “no sueñes tu vida, vive tu sueño”, ganadora del Premio Vida Activa 2014 de La Caixa.

En la entrevista, explica porque empezó a estudiar diciendo:

“Cuando el trabajo empezó a flojear, decidí retomar los estudios y fue una terapia para mí…”.

Estas palabras no pueden explicar mejor el contenido de lo que debe ser cualquier terapia, ya sea para superar una adicción o para deshacerse de la ansiedad o la depresión. El joven espíritu de José Narciso con su ejemplo, nos empuja a ponernos en marcha y vivir.

De sus palabras y de este ejemplo, podemos desglosar un montón de conclusiones:

  1. Exprimir nuestra vida, ya que sólo vamos a vivir una vez.
  2. Ser quienes queremos ser, no quienes nos dicen que seamos.
  3. Estar en permanente cambio, revisar cada día quiénes somos y qué podemos mejorar.
  4. Ponernos retos y acometerlos.
  5. Vivir el ahora, no temer a lo que vaya a poder truncar mañana nuestro proyecto.
  6. Esquivar los miedos. Con la actividad física y mental los marginaremos.
  7. Ser positivo, considerar como una posibilidad más que viable que todo va a salir bien.
  8. Confiar en nosotros; si el de en frente lo ha conseguido… ¿Por qué yo no lo voy a lograr?.
  9. Sólo es demasiado tarde cuando se está muerto.
  10. Dar gracias a la naturaleza por estar sanos para poder acometer lo que nos propongamos.

Os animamos a todos a la acción, sea lo que sea que estás pensando emprender, ponte a ello ya. No le regales ni un solo minuto más al terror de no saber hacerlo o de no lograrlo.

José Narciso Bellido: “el trabajo no mata, alarga la vida… Lo que mata es no tener trabajo”

Virginia López

Editora web