La resiliencia es una cualidad muy importante del ser humano que se aprende y se desarrolla cuando cultivamos el arte de ser flexibles mentalmente. Al igual que un puente construido con materiales resilientes aguanta los huracanes y terremotos, los humanos podemos “reconstruirnos” resilientemente para no caer cuando la vida nos sacude, en ocasiones muy duramente. 

He querido escribir este artículo tomando como base una publicación que aparece en el portal de Internet “El vaso medio lleno” en la que se recogen un total de 25 hábitos que sin duda colaboran en hacernos más fuertes mental y emocionalmente cuando los ponemos en práctica: 

1. Evita los conflictos: si alguien te hace daño, antes de reaccionar intenta entender porqué lo hace, qué le pasa a esta persona… Si lo haces, enhorabuena: ¡estás madurando!

2. No juzgues / No envidies: practica el regocijo, esto es, alégrate del bien de los otros, y preocúpate más de jugar que de juzgar… (quítale la “z”). 

3. Mantente abierto a la ayuda de los otros: un niño estaba intentando levantar una pesada piedra, y su padre le pregunta: ¿has utilizado toda tu fuerza? El niño responde que sí. Pero el padre le contesta: no es verdad, yo estoy aquí esperando que me pidas ayuda. 

4. Pide perdón: madurar es también asumir nuestros errores y ser capaz de pedir perdón. Debemos entender el acto de disculparse como algo que hacemos para sentirnos mejor con nosotros mismos. 

5. Mantente abierto a las opiniones de otras personas: la pureza está en la mezcla, abraza la diversidad. 

6. Sé desinteresado: practica el altruismo, es muy sano y muy beneficioso para tu salud. 

7. Sé asertivo: saber decir no es lo que hará que canalices tu energía para seguir siendo altruista. 

8. El mundo no te debe nada: sino que el mundo se forma con lo que tú haces ahora.

9. Acepta el cambio: porque es una de las pocas cosas seguras de tu vida, que cada milésima de segundo estás cambiando, y que hemos de aceptar todo de la forma que viene para poder actuar con criterio, sin reactividad. 

10. Sigue a tu corazón: haz caso a tu intuición, tiene mucho que aportarte y en muchos casos es sabia, porque ha sido formada desde tu propio aprendizaje, no lo olvides 

11. Perdónate a ti mismo: el auto-rencor es una pastilla de veneno que tú mismo ingieres, y que tiene como antídoto el auto-perdón. 

12. Sé financieramente responsable: no malgastes tu dinero de una forma absurda. 

13. Sé persistente: el mundo es de las personas constantes, no de las personas muy inteligentes. 

14. Practica la “auto-mejora”: siente que con cada acción de tu vida estás aprendiendo o mejorando algo. 

15. Cuida tu cuerpo: practica ejercicio físico a diario, tu mente te lo agradecerá 

16. Sal de tu zona de confort: para visitar y quedarte en tu zona de aprendizaje 

17. No pierdas energía en cosas que no puedes controlar: lo único que puedes tener la completa certeza de controlar es tu actitud ante los acontecimientos de tu vida 

18. Utiliza tu tiempo sabiamente: tu tiempo eres tú, cuida tu presente porque en él vivirás el resto de tus días. 

19. Maneja las crisis con calma: para, toma una respiración, observa, procede 

20. No dependas de otros para hacer tu trabajo: aprende de tus compañeros, pero no dependas de ellos 

21. Sé responsable en el desarrollo de tu vida: tu sensación de felicidad no es producto del azar, sino de tu esfuerzo, constancia y trabajo. 

22. Practica la gratitud: sé siempre agradecido, la felicidad es lo que ocurre ahora, cuando aprecias lo que tienes. 

23. No quieras ser perfecto: lo perfecto es enemigo de lo bueno. 

24. Conócete a ti mismo: el autoconocimiento es la única fuente real de dicha. 

25. Espera menos y aprende más: vive más conectado con tu momento presente, practicando la atención plena… “Las cosas son bellas por lo que son, no por lo que esperamos que sean. Tal como nosotros somos bellos por lo que somos, no por lo que los demás esperan que seamos”. 

Qué la energía positiva te acompañe. Todo el equipo de Centro Médico AUPA estamos listos y preparados para ayudarte. ¡¡Feliz Vida Nueva!! 

Fernando Gallego 

Psicólogo Centro Médico AUPA