SIETE COSAS QUE TE HARÁN SABER SI ERES UN ADICTO                

Hemos hablado en otros artículos, pero me gustaría recordarlo también en este, que no sólo es adicto aquel que consume una sustancia, una droga. Hace ya tiempo que se sabe que la adicción puede estar generada por la realización de conductas o por sustancias que, aparentemente, no estarían incluidas en la clasificación popular de drogas. Pondré algunos ejemplos de adicciones:

-Adiciones a sustancias: alcohol, tabaco, cocaína, porros, heroína, azúcar o cosas dulces, comida basura…

-Conductas adictivas: nomofobia(adicción al teléfono móvil), videojuegos, series de televisión o de internet, oniomanía (o compra compulsiva), ludopatía (adicción al juego, aunque sea on line e incluso sin haber apuestas), vigorexia (adicción al ejercicio), adicción al sexo…

     Si te has visto reflejado en alguna de ellas, continúa leyendo. Puede que se me haya quedado alguna en el tintero, porque un cerebro adictivo puede engancharse a cualquier actividad que le reporte placer. Por eso hagamos el siguiente repaso para ver si hay algo que hagas o consumas, y que creas que pueda estar generándote un problema. Veamos los siete puntos que pueden ayudarte:

1-Dedico demasiado tiempo a consumir o realizar determinada actividad. Si descubres que estás deseando terminar con tus obligaciones laborales o sociales, para dedicarte a ello. Si para ti es el tiempo que más disfrutas. Si casi todo tu tiempo libre lo dedicas a ello. Si para ti no existe mejor plan que tener tiempo para poder hacerlo y no necesitas más.

2-Dedico dinero, y quizás incluso, una cantidad excesiva, tanto en forma de inversión al gastarlo como en forma de restar tiempo para ganarlo o poner en peligro mi puesto de trabajo, o provocar situaciones que me pueden llevar a tener conflictos en relación al trabajo (llego tarde porque me acosté tarde viendo series, salgo con excesiva frecuencia a fumar, me meto en internet para ver apuestas en mi horario de trabajo, estoy pendiente del teléfono móvil aunque mi trabajo requiera teóricamente toda mi atención, por ejemplo si conduzco…). Es evidente que si fumo o consumo otra droga, estas cuestan dinero, así que estaré dedicando gran parte de mi economía a ellas. Si mi problema es la compra complusiva me pasará lo mismo.

3-Olvido otras aficiones o diversiones que tuviera anteriormente. Todo tiempo me parece poco para dedicárselo. Si me paro a pensarlo, antes hacía muchas más cosas, que ahora ya no encuentro el momento para hacer porque, además, ya no existen en mi cabeza.

4-Cada vez quiero, o más correcto sería decir necesito, más cantidad de lo que consumo o de la actividad que ocupa mis pensamientos. Paulatinamente y a veces sin ni siquiera ser consciente, voy aumentando el nivel de tiempo, dinero, cantidad…para mantener la misma sensación de bienestar: bebo cada vez más, veo más capítulos seguidos de la serie, como más bollos o helados, juego partidas de videojuegos durante más horas….Esto se llama desarrollar tolerancia y es algo definitorio de una adicción.

5-Aislamiento social. Poco a poco mis amigos o familia, me empiezan a reprochar que no me ven, que casi no hablo, me empiezan a preguntar que a qué me dedico, empiezo a relacionarme sólo con personas que hacen o consumen lo mismo que yo para sentirme a gusto. Aparto a todo aquel que me diga que estoy raro, que he cambiado, que sólo me dedico a eso, que tengo un problema, de un plumazo los catalogo como personas non gratas, porque en el fondo sé que tienen razón pero no quiero verlo ni enfrentarme a ello.

6-Sensación de profundo malestar si no puedo hacerlo o consumirlo .Esto se llama abstinencia y creo que todos lo tenemos perfectamente claro cuando es el caso del consumo de una droga, aunque no del todo, porque incluso los supuestamente no adictos, si les hablas de salir una noche y no beber o de hacer planes donde no haya alcohol, tuercen el morro. No parece tan claro en el caso de las conductas adictivas, aunque es lo mismo. Si por cuestiones de trabajo, familiares o de otro tipo me quedo sin posibilidad de internet, he perdido el móvil, se me ha estropeado el ordenador o la videoconsola….la sensación de pánico y angustia es la misma que si sé que no tengo tabaco, cocaína o porros.

7-Incumplo obligaciones, del tipo que sea. Empiezo a no quedar con mis amigos, a dedicar menos tiempo a la familia, a gastar más dinero del que puedo pidiendo incluso prestado, a faltar al trabajo aduciendo enfermedad, a rendir menos en los estudios, a abandonar incluso mi cuidado personal, a importarme poco cosas que antes sí lo hacían, a llegar tarde a los sitios o no ir…..tengo un problema.

             Es verdad que a veces no somos buenos jueces de nosotros mismos, por eso es importante escuchar a las personas que tengo a mi alrededor y me quieren. Si alguna vez me han reprochado algo referente a esto, piensa con calma, es probable que tengan razón. Y no te agobies, no es eso lo que pretendo, al revés, busca ayuda. Siempre hay una salida. Si quieres, intenta corregir eso que te ocurre por ti mismo, pero si no puedes no te desesperes, los profesionales que nos dedicamos a esto, estamos para ayudarte. Sólo decídelo, es lo único que necesitas. Alguien decía que el peor error ortográfico en la vida es no saber dónde poner un punto final. Hazlo hoy, no esperes a mañana.

                                                          Dra. San Román