En ocasiones, muchos de los pacientes de Centro AUPA, acuden a nuestro centro pidiendo ayuda para recibir un tratamiento de adicciones, al llegar al convencimiento de que han tocado fondo y no pueden seguir con una vida dominada por la esclavitud de un tirano, llamado desequilibrio. Como ya hemos explicado en más de una ocasión, el problema nunca es la droga o la conducta compulsiva que uno se vea forzado a desempeñar, si no que eso es siempre la consecuencia del desequilibrio, de la falta de paz interior, del caos y de la desesperanza. Con estas premisas, vamos a tratar de responder a la pregunta: ¿ cómo cambiar mi vida ?.

 Al tocar fondo, aunque ahora no seas capaz de verlo, se te entrega una invitación para acometer cambios, ya sea salir de una adicción, dejar atrás la realización compulsiva de una conducta patológica, pasar el duelo por la pérdida de un ser querido o superar una ruptura sentimental. Además debes convertir esa invitación, en una oportunidad para madurar, para crecer, para explorar aspectos sobre ti mismo, decidir que es lo que realmente te gusta, que te motiva, qué prefieres…, muchos años decidiendo bajo el yugo de algo ajeno a ti, es el pistoletazo de salida que necesitabas para reinventarte. Es el momento de que seas tú sólo o sola quien elija cómo quieres hacer las cosas, quién quieres ser, qué quieres hacer, cómo quieres pasar los próximos años. 

Sin duda, te toca el turno  de “actualizar tu software”, revisar tus creencias y generar una manera nueva de vivir, la cual se adapte mejor a tu “nuevo yo”. Te toca cambiar, desde luego depende de ti convertir esta tarea en apasionante, en ella vas a tener la responsabilidad de sorprenderte a ti mismo o misma..

 Es necesario que hagas una labor de introspección, explora dentro de tus sentimientos, investiga cual es tu nueva sensibilidad sin que esta, esté adormecida por nada ni por nadie, ni por supuesto por ningún tóxico, ni mucho menos  controlada en función y alrededor del mismo. Ya no vas a tener que vivir por y para él, tus decisiones serán tomadas exclusivamente por factores surgidos de tu inteligencia, creatividad y espiritualidad, sin tener que contar con nada más que con tu propio cerebro y tu propio ser.

 Toma conciencia de ti mismo, de tu cuerpo, de tu mente, de tu respiración, del sonido de tu voz, de las sensaciones emocionales que te surgen y aprende a modularlas, a controlarlas. Maneja la impulsividad y acomete tu nueva existencia  como un camino hacia la paz, hacia la satisfacción personal y hacia el respeto por ti mismo o por ti misma.

 No se trata de borrar de un plumazo quién fuiste o cómo viviste, no hay que fulminar el pasado, como si este nunca hubiera existido, ya que seguro que en él hiciste multitud de cosas bien y acometiste empresas que merece la pena conservar. Se trata más bien de depurar tu “Yo”, ir en la búsqueda de la mejor versión de ti mismo, tu “Yo 2.0” y hacerlo de manera sana y disfrutando del descarte y de la elección, siendo consciente de la pisada firme y segura, en cada una de las baldosas amarillas del camino.

 Quiero que te pares a pensar y respondas a estas preguntas, cuando lo tengas claro, ponte a trabajar en ello, te aseguramos que puedes hacer todo aquello que te propongas, sólo necesitas valentía, constancia y cabeza. Todos somos capaces de sacar de nosotros esas 3 herramientas, cuando acontecimientos de la vida o nosotros mismos, nos fuerzan a ello:

  1. ¿Qué cosas te pueden generar ilusión?: ¿aprender a cantar, tocar un instrumento, escribir un libro, aprender a interpretar…?, ¿estudiar una carrera a distancia?, ¿ practicar un nuevo deporte?, ¿quizás enamorarte de alguien, militar en una ONG, hacer política…?,  ¿tener una mejor forma física, cambiar de imagen?…
  2. ¿Qué cambios quieres acometer en tu vida?: ¿Cambiar tu estado civil?, ¿buscar un hijo?, ¿cambiar de trabajo e incluso de profesión?, ¿vivir en otro país?, ¿acometer una aventura espiritual?…
  3. ¿Qué es lo que no te gusta de ti?: ¿Eres egoísta?, ¿impulsivo?, ¿frívolo?, ¿perezoso y/o miedoso?…
  4. ¿Cómo te gustaría ser?: ¿Más generoso?, ¿más sensato?, ¿más intelectual?, ¿más activo y/o valiente?…
  5. ¿Cómo imaginas tu vida dentro de 5 años?

Puedes lograr cambiar y acometer todo lo que te propongas, en realidad cualquiera de nosotros puede, aunque a veces nos dejemos llevar por la desesperanza y el miedo y no nos lo creamos.

 Mucha fuerza y a por ello, lucha por tus sueños, sólo tienes una vida y cada día que pasa, es un día menos de ella.

Virginia López Bello

Coordinadora Centro Médico AUPA