Carolyn Gregoire, prestigiosa periodista, escritora y divulgadora científica, ha escrito el libro “Wired to Create” junto con el psicólogo Scott Barry Kaufman, tomando como referencia un artículo que ella misma publicó en marzo de 2014 y que se convirtió en algo viral, llegando a recibir cinco millones de visitas en la red en apenas dos días.

Según sostiene Gregoire, la creatividad no es algo exclusivo de un grupo selecto de genios, sino una habilidad de todos los seres humanos. Esto es algo que todo el equipo de Centro Médico Aupa tenemos muy presente en nuestro trabajo diario con los pacientes. Cuando al principio del tratamiento formulamos la pregunta del millón (“¿crees que eres creativo/a?”) la respuesta en muchos casos es un rotundo no, si bien al finalizar su terapia, la mayoría de estos pacientes que contestaron con un no, reconocen que han desarrollado habilidades creativas que les han llevado a conectar más con la vida, a disfrutar más de ella, a conocerse mejor y a ser mejores personas… En definitiva, más felices.

El libro de Gregoire y Kaufman se divide en 10 capítulos, cada uno de los cuales está dedicado a uno de estos aspectos/hábitos (que no cualidades intrínsecas a la persona) que correlacionan con las personas más creativas:

1. JUGAR

El juego encierra en sí mismo una gran fuente de aprendizaje y no debe ser patrimonio exclusivo de los niños y niñas. La curiosidad es la que nos lleva a desarrollar el pensamiento divergente que nos hace más creativos. Por propia definición, el juego ha de ser fuente de disfrute y aprendizaje en sí mismo, al margen de lo que ocurra al final. Esto es la base del “enfoque incremental” (lo importante es el camino) vs. el “enfoque fijo” (lo importante es llegar y triunfar, sea como sea).

2. SER APASIONADOS

Todas las modernas teorías psicológicas coinciden en que el autoconocimiento emocional es clave en el aprendizaje y desarrollo del pensamiento divergente: aprendemos cuando eso que aprendemos nos emociona, nos mueve, nos motiva, nos interesa… Nos apasiona.

3. SOÑAR DESPIERTOS

Soñar despiertos “de forma sana” ayuda a incubar y a procesar ideas, a planificar el futuro y a reflexionar. Y este caldo de cultivo sirve para desarrollar con trabajo y tesón aquella “ensoñación” que, tras un correcto análisis funcional, pasaría a ser “nuestro sueño”, como meta que deseamos hacer realidad.

4. SABER ESTAR SOLOS

Vivimos en un mundo adicto al hacer y a la extroversión que castiga la soledad, cuando precisamente saber estar con nosotros mismos es muy sano y una fuente inagotable de creatividad y autoconocimiento.

5. INTUIR

La intuición es la gran denostada frente al pensamiento racional. Es un error pensar que nuestro conocimiento intuitivo es de segundo orden. De hecho, la psicología moderna lleva tiempo prestándole la atención que merece.

6. ESTAR ABIERTOS A LA EXPERIENCIA

Es uno de los aspectos fundamentales, si no el que más. Los autores matizan que no tiene nada que ver con la búsqueda de sensaciones dopaminérgicas, sino que más bien tiene que ver con ser curioso, y está muy relacionado con el siguiente punto …

7. PRACTICAR MINDFULNESS

Es una herramienta terapéutica, pero sobre todo un estilo de vida con el que a través de la práctica, se desarrolla paulatinamente la capacidad del ser humano de estar atento y conectado con el momento presente con una actitud curiosa y amable y sin juzgar. La práctica de mindfulness nos ayuda a pasar de la multitarea a la monotarea, algo tan necesario en la sociedad en la que vivimos.

8. SER MÁS SENSIBLES

La sensibilidad correlaciona en gran medida con la creatividad, las personas altamente sensibles, para “bien” y para “mal” tienden a darse cuenta de pequeñas cosas que otros omiten, y yo siempre digo que la vida está precisamente en estas pequeñas cosas.

9. TRANSFORMAR LA ADVERSIDAD EN UNA VENTAJA

Las personas creativas suelen ser más resilientes, esto es, tienen más herramientas psicológicas para crecer en la adversidad.

10. PENSAR DE FORMA DIFERENTE

Cometer errores es fuente de aprendizaje y no debemos privar a nuestros niños ni tampoco privarnos nosotros los adultos de aprender mediante el “ensayo-error”, saliéndonos del camino para luego volver a él… O no.

Si prestamos atención a cada uno de estos diez aspectos en nuestro día a día, aplicando mi teoría de las tres “C” (Consciencia, Constancia y Consistencia), habremos comprado muchas papeletas para que nos toque vivir una vida más plena, feliz y conectada.

Todo el equipo de Centro Médico AUPA estamos listos y preparados para ayudarte. ¡¡Feliz Vida Nueva!!

Fernando Gallego

Psicólogo Centro Médico AUPA