Leyendo el hermoso artículo de 

[UPSOCL] desde el equipo de CENTRO AUPA queremos reflexionar hoy sobre el enorme valor del esfuerzo colectivo y de la cooperación, para alcanzar los objetivos que nos planteemos.

El artículo nos habla del valor de la amistad: “Yo soy sus manos. Él es mis ojos. Somos buenos amigos”, pero especialmente nos recuerda la importancia de la cooperación como la mejor forma de lograr resultados positivos en cualquier meta que nos propongamos.

De todas las posibles posturas que podemos adoptar las personas a la hora de emprender cualquier actividad, es la colaboración, entendida como la búsqueda del objetivo común, dejando a un lado egos e individualidades, la que nos proporciona mayores beneficios y satisfacciones.

La actitud colaborativa, frente a la necesidad de competición o la evitación del reto por miedo a fracasar, nos permite conseguir el mejor de los resultados: “Yo Gano- Tú Ganas”.

Esa actitud de auténtica cooperación tiene mucho que ver con el concepto de Sinergia, que ha sido ampliamente estudiado desde diversos ámbitos del conocimiento.

La idea de “crear sinergias” nos habla de dos elementos que se unen y juntos logran un resultado superior al que se obtendría con la suma de sus individualidades.

Cooperar supone la integración de fuerzas y talentos, y nos hace darnos cuenta de algo absolutamente vital: que juntos conseguimos mejores resultados que cuando trabajamos de forma aislada.

Como las letras, que unidas forman palabras; o las piezas de cualquier objeto mecánico, que por separado no tienen utilidad y sin embargo juntas, hacen que todo funcione, las personas, de forma individual no podremos nunca alcanzar los mismos resultados que cuando trabajamos en equipo.

No debemos pensar que esta es una idea nueva, que ha sido introducida por las modernas escuelas de negocios. Ya Marco Aurelio “el Sabio”, decía en el siglo II

Hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza”.

Y desde luego, tampoco se trata de una cualidad exclusivamente humana, puesto que existen miles de ejemplos de cooperación animal, desde las ballenas y los peces a los impalas y los babuinos.

Por tanto, si quieres alcanzar un objetivo, no permitas que te detengan tus limitaciones, es imposible no tenerlas. Sin embargo, si te concentras en aquello que te hace fuerte, ofreces tu colaboración y aceptas el apoyo de otros, es casi seguro que alcanzarás lo que te propongas. Y el éxito será mucho mas gratificante al ser compartido.

“Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo asegura el éxito”. (Henry Ford)

María López Nuño

Psicóloga Centro Médico AUPA