¿Quién crees que puede ser feliz, en mayor medida, los habitantes del primer mundo o los del tercer mundo?

Desde este blog sabemos que la vida no es un camino de rosas, sin problemas, imprevistos, desencuentros e infortunios; sobre todo para algunos, con los que la vida se ceba. Sin embargo, no deja de ser curioso, que un riguroso estudio científico de la Universidad de Harvard, desarollado durante 75 años, por 3 generaciones distintas, arroje una impactante certeza:

No es más feliz aquel que vive con menos problemas o vicisitudes

¿Por qué ocurre esto?, ¿por qué un pastor de cabras habitante de Nairobi o una agricultora de Mogadiscio, puede llegar a ser igual o más feliz que un médico de California o una abogada de Nueva York?

El estudio demuestra que si las necesidades más básicas y elementales se encuentran cubiertas, ambos estilos de vida, en las diferentes partes del mundo, pueden llegar a alcanzar la felicidad de igual modo. Sin ninguna otra disquisición, como puedan ser la inteligencia, la belleza, la complexión física, el éxito, la riqueza, la fama…

La felicidad no nace de fuera hacia dentro, si no que lo hace desde dentro hacia fuera.

Os pido que hagáis un paralelismo y que vayáis comprobando cómo los dos tipos de vidas, de diferentes partes del mundo propuestas como ejemplo, como son el pastor de cabras de Nairobi, la agricultora de Mogadiscio y el médico de California o la abogada de Nueva York, pueden llegar a ser igual de felices según el estudio, pese a que los primeros seguramente no tienen nada, mientras que los segundos probablemente lo tiene todo.

 

 Estas 4 personas propuestas, tienen muchas cosas en común, para alcanzar el objetivo; SER FELIZ:

Pueden amar                                                                      

Pueden construir vínculos fuertes con los demás      

Pueden ser altruistas                                                         

Pueden ser creativos                                                 

Pueden ser compasivos                                                

Pueden disfrutar de su espiritualidad                            

Pueden vivir con humildad                                            

Pueden ser generosos                                                         

Pueden ser agradecidos                                                      

Pueden aprender                                                                

Pueden ser autodisciplinados                                           

Pueden ser coherentes                                                   

Pueden vivir en colaboración                                      

Pueden ser constantes                                                       

Pueden tener criterio                                                

Pueden esforzarse                                                             

Pueden vivir con fortaleza                                          

Pueden ser honestos                                                   

Pueden ser honrados                                                         

Pueden ser justos                                                                 

Pueden ser moderados                                                      

Pueden ser optimistas                                                        

Pueden ser perseverantes                                              

Pueden ser prudentes                                                        

Pueden ser rectos                                                            

Pueden ser respetuosos                                                    

Pueden ser sabios                                                             

Pueden ser sensatos                                                           

Pueden tener templanza                                                  

Pueden ser tolerantes                                                         

Pues ya lo sabes, si quieres pelear por ser feliz, cambia los objetivos que hasta hoy pensabas que te servían; deja de buscar una pareja mejor, un coche mejor, una casa mejor, un trabajo mejor…, ser más guapo, más jóven, más listo…, el inconformismo material va a hacer que destroces tu vida, sin ni siquiera darte cuenta.

Si logras acercarte a los propósitos de arriba, podrás ser feliz de una vez por todas.

Virginia López Bello

Coordinadora Centro Médico AUPA