Mucho se ha hablado, se habla y se hablará siempre del amor. .

8 Beneficios del amor para nuestra salud (EFE Salud)

Es cierto que al estar felizmente enamorado, al sentir esa chispa de vitalidad, se producen en nuestro cuerpo una serie de cambios a nivel interno (como son una mayor liberación de endorfinas o un incremento en la producción de dopamina) que benefician enormemente nuestra salud: mejoran nuestras defensas, bajan los niveles de estrés, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, se rejuvenece nuestra piel… 

Sin embargo, la idea de amor romántico que se nos ha vendido en novelas, películas y canciones dista mucho de la realidad. El amor puede ser emocionante, pasional, fantástico, eterno, platónico… ¡De acuerdo! Pero también puede ser egoísta, tormentoso, tóxico…

hqdefaultY ¿qué hay del amor propio?

Quererse a uno mismo es absolutamente primordial para poder amar a alguien.

 

Amar no es fácil… Amar significa respetar, cuidar, valorar, compartir, confiar, empatizar... Y mucho más que todo eso. Para disfrutar en plenitud de una relación, para que ésta sea sana, de igual a igual, justa y libre hay muchos aspectos de nuestra personalidad que debemos fortalecer.

En primer lugar, debes aprender a quererte. Aprende a disfrutar de ti mismo, de quién eres, de lo que tienes, de lo que has conseguido, siéntete satisfecho de cómo logras alcanzar tus metas, de cómo vives tu vida, aprende a reírte de ti mismo, a ser más justo con el mundo que te rodea, a ser más asertivo… Si no nos respetamos, no confiamos en nosotros, no nos valoramos, no tenemos una buena imagen de nosotros mismos… ¿Cómo vamos a ser capaces de amar a otra persona? ¿Cómo vamos a conseguir aportar a esa otra persona todo el equilibrio y la felicidad si, por nuestra parte, no la hemos alcanzado aún?

Cualquier relación es comparable con una balanza. Ambos lados han de estar equilibrados y completos para alcanzar la perfección, para que la pareja sea estable, sólida y, por tanto, feliz. 

11064701_919827654724238_4597022898375568662_n

Nadie debe complementarte. Tú ya eres un todo.

Aprende a quererte para poder querer a los demás.

Y disfruta de todo lo que la vida te brinda, ámala. 

 

Irene Ramírez

Colaboradora blog