La psicología juega un papel muy importante en una adicción de las drogas, en todas las fases del proyecto: desde el momento de empezar a consumir hasta las posibles recaídas en adicciones. Para hablar más de esto, hoy entrevistamos a Fernando Gallego, psicólogo de nuestro centro de adicciones en Madrid y especialista en la materia.

¿Por qué consumimos drogas?

Las drogas, sea cual sea su forma y condición, las venimos utilizando desde tiempos inmemoriales. Posibilitan una válvula de escape inmediata y engañan a nuestro cerebro modificando las percepciones y sensaciones, haciéndonos creer por momentos que la vida es mucho mejor con ellas que sin ellas, porque sus efectos son inmediatos.

El “truco” que utilizamos la inmensa mayoría de los humanos está en elegir las “drogas amigas” en lugar de las “drogas enemigas”, esto es, nuestras propias drogas endógenas.
Nuestro cerebro está filogenéticamente preparado para disfrutar la vida intensamente, y venimos de serie con un paquete de hormonas y neurotransmisores (endorfinas, oxitocina, dopamina, adrenalina…) que cuando aprendemos a sacarles el mayor partido, con esfuerzo, creatividad y entusiasmo, podemos decir que “nos drogamos” sin el riesgo que supone la utilización de otro tipo de drogas, entendiendo por supuesto el alcohol como la droga más estafadora y dañina de todas.

Solo tenemos que pensar en los niños. No consumen drogas y se comen la vida, ¿os habéis preguntado alguna vez de verdad cómo lo hacen? Con todo esto, me atrevería a decir de una forma muy reduccionista, pero sin mucho miedo a equivocarme, que consumimos drogas por vaguería, porque la parte más filogenéticamente primitiva de nuestro cerebro, nuestro sistema límbico (cuya función es hacernos ahorrar energía = hacernos vagos) gana la partida a nuestra corteza cerebral (la que nos hace creativos = personas).

¿Qué es el Binge Drinking y por qué ha llegado a España?

Con el término Binge Drinking se ha tratado de poner una etiqueta al hecho de que los jóvenes consuman grandes cantidades de alcohol en un corto espacio de tiempo los fines de semana, generalmente en lo que se denomina “botellón”.

Este preocupante fenómeno responde a muchas variables que correlacionan entre sí, entre las cuales yo destacaría tres:

– La creencia irracional para los jóvenes de que el consumo de alcohol en grandes dosis durante el fin de semana significa éxito social.

– La ausencia de planes alternativos y la escasa motivación para buscarlos.

– La aspiracionalidad aprendida de este modelo anglosajón que hace creer a los jóvenes que beber hasta la extenuación es divertido.

¿Cómo saber si tengo un problema de adicción al alcohol u otras drogas?

Si alguien ha criticado en algún momento tu forma de consumir alcohol u otro tipo de drogas, deberías plantearte que puedes tener un problema.

El siguiente paso sería hacer algún test homologado (como por ejemplo el test de alcoholismo que tenemos en nuestra web de Centro Médico AUPA) para que compruebes si estás en situación de riesgo.

Si es así, conviene que acudas cuanto antes a algún profesional para evaluar la situación, y confirmar o desestimar la existencia de un problema. En el Centro Aupa estaremos encantados de atenderte. En nuestra práctica diaria profesional, lo que nos encontramos en la inmensa mayoría de los casos es que la droga no es el problema, sino la consecuencia de un problema conductual o un estilo de vida disfuncional adquirido.

¿Cuáles la diferencia entre abuso y adicción?

El abuso de sustancias puede suponer un problema en función de la intensidad, frecuencia y duración del consumo, y se debe acudir a un profesional cuando detectemos indicios de que algo no va bien en nuestra vida.

Se sabe que existe abuso de sustancias cuando el individuo o su entorno empieza a detectar problemas físicos, psíquicos y/o sociales.

La OMS define adicción como cualquier actividad que el individuo no sea capaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y perjudique su calidad de vida.