En más de una ocasión, la hija mayor de la artista Lola Flores ha reconocido que fue asidua concumidora de alcohol, cocaína y marihuana. Pero la vorágine se desató cuando perdió a su madre primero y después a su hermano, en tan sólo 15 días. En ese momento se desplomó su mundo y la adicción aprovechó para anclarse.

Lolita dijo: “Me volví loca. Muy loca en el sentido de que no dormía y comía muy poco. Bebía muchísimo, probé la coca, la marihuana…, menos heroína y LSD, lo probé todo. Me ponía a llorar con la botella de whisky. Sola.” 

Salió a la luz en la revista VANITATIS de El Confidencial la vida de excesos de Lolita flores: El pasado oscuro de Lolita Flores: “Bebía muchísimo; probé la coca, la marihuana… pero lo superé”.

En esta ocasión, el duelo por la muerte de sus seres queridos fue un palo que trató de superar consumiendo drogas, pero como era de esperar, esto no funcionó y su pena era cada día más grande y su desconsuelo no desaprecía por mucho alcohol que bebiera o por mucha cocaína que esnifara. 

La vergüenza;

[…] mi hija, me vio ciega”.

Pero previsiblemente, llegó el día en el que Lolita Flores tocó fondo. Su hija Elena Furiase entró en su habitación y como ella misma relató, “…mi hija, me vio ciega”. Al día siguiente, se juró a si misma que eso se acababa en ese preciso momento. Imaginamos que se valió de algún psicólogo o psiquiatra que le ayudó a recuperarse, y a día de hoy es una mujer feliz en el plano personal y profesional.

OTROS FAMOSOS QUE TOCARON FONDO Y SALIERON DE LAS DROGAS: