Cómo superar mis miedos

A lo largo de nuestra vida, a todos nosotros se nos pueden presentar muchas opotunidades que nos van a invitar a  variar el rumbo de nuestro destino. En muchos casos, estos cambios hubieran sido para mejorar nuestra propia existencia , pero el miedo que nos provocaba, la sola idea de aceptarlos y dejarlos entrar, hicieron que nunca se produjeran y hoy sentimos frustración por reconocer que nos equivocamos en nuestra decisión.

“Es mejor arrepentirse de algo que se hizo, que de algo que no se hizo”

¿Pero cómo actuamos cuando tenemos miedo a los cambios?, comprueba si en ocasiones has realizado algunas de estas acciones:

Con la intención de “obligarme” a mi mism@ a huir:


  1. Si he comenzado a tener sentimientos de amor por otra persona, he sentido miedo por ser dejado en un futuro y llegar a sufrir o lo he sentido por una posible pérdida de libertad. Lo que he hecho, ha sido buscar defectos en el otro, con la finalidad de desvincularme emocionalmente.

¿Te has visto diciéndote a ti mismo?: “si tampoco me gusta tanto…. ¡Tiene pies!, ¡tiene orejas!, y lo peor, usa reloj digital, y yo, odio los pies, las orejas y sobre todas las cosas, los relojes digitales.”

Si te estás enamorando y te aterra que eso vaya a cambiar tu vida o vaya a suponer que tu libertad se recorte, la mejor de las opciones quizás no sea huir, si no dejar fluir y tratar de dejar que la vida actue sóla, no forzar la situación para poder salir corriendo, ni buscar defectos en el otro para lograr echarle de tu vida, ni tampoco auto engañarte para negarte a ti mismo, que tus emociones son las que son.

Amar y ser amado, es verdad que conlleva el riesgo del abandono y la decepción, construir rutinas que sabemos que si faltan en algún momento, las echaremos tanto de menos que sufriremos por ello, pero como decía Thomas Stearns Eliot: Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir hasta dónde se puede llegar“.

No te fuerces a tomar una decisión acerca de tus sentiminetos, el único que te las está pidiendo, es tu miedo. Nadie más.


  1. Me ofrecieron el trabajo de mis sueños, pero me provocó un tremendo terror el no saber estar a la altura.

¿Te has visto diciéndote a ti mismo?: “ese trabajo no es para mi, siempre he querido dar clases y ser profesora, pero en realidad no sirvo para ello porque mi voz es demasiado aflautada y creo que soy un poco alérgica a la tiza.”

Si te han ofrecido ese trabajo por el que llevas años suspirando, pero finalmente no te ves capaz de desarrollarlo, puede ser por falta de confianza en ti mismo o en ti misma o porque piensas que los cambios que éste te va a obligar a desarrollar en tus rutinas, te sacarán de lo conocido, donde sabes manejarte mejor y te crees más a salvo, por tanto crees ser más feliz.

Deberías siempre tener en mente, que todo los que los demás son capaces de hacer, tu también puedes lograrlo, no eres ni más, ni menos que los demás, TODOS y digo, TODOS, somos capaces de acometer aquello que nos propongamos si le dedicamos, tiempo, ilusión y tesón.


    3. Siempre he querido estudiar piano, pero creo que es un instrumento tan complejo, que sólo “los genios”   pueden lograr, llegar a tocarlo bien.

¿Te has visto diciéndote a ti mismo?: “quiero componer, pero hoy en día mucha gente compone y yo no voy a lograr hacer algo mejor que no hayan hecho ya los demás, así que, ¿para que molestarme?.”

Como ya hemos explicado en alguna ocasión, la clave para vibrar con nuestra creatividad, no está en el fin en si mismo, si no que lo está en disfrutar en el camino del aprendizaje, que nos llevará a poder manejar con éxito, aquello por lo que hemos luchado.


 

En definitiva, no hay que tener miedo. Se puede manejar uno en la vida sin ser impulsivo , pero tratando de no dejar pasar trenes y oportunidades que nos puedan frenar en nuestro desarrollo, tanto emocional como racional.

Abraza los triunfos, pero si cabe, hazlo aún con más ímpetu y fuerza con tus fracasos, aprende de ellos y así lograrás no volver a tomar por segunda vez, el camino equivocado.

Acabo con esta cita que me parece que es el reflejo de lo que debería ser una vida en equilibrio, con respecto a los miedos de cada uno de nosotros: “El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente”. Alonso de Ercilla y Zúñiga.

 

Virginia López Bello

Coordinadora Centro Médico AUPA