Sin duda, uno de los grandes problemas a los que te enfrentas cuando acudes a un centro de tratamiento de adicciones en Madrid, para salir de una adicción a cualquier droga o para abandonar una conducta compulsiva, es la de encarar el reto de mirarte hacia adentro y descubrir y examinar qué hay, qué está pasándote para que tengas la necesidad de consumir tóxicos. Como ya hemos repetido en más de una ocasión, el consumo de drogas o los diferentes trastornos de conducta, son derivados por problemas previos en la vida de la persona, por lo que se muestran como la consecuencia de los mismos, drogarse nunca es el problema en si mismo.

 Hay factores que pueden desencadenar un malestar interno que mande señales a tu cerebro para invitarle a consumir drogas o a realizar aquella conducta que te genere la dopamina suficiente para encontrarte mejor, como puede ser; hacer deporte de manera compulsiva, comer de forma desequilibrada, jugar a videojuegos o juegos de azar, ver una serie de tv sin parar hasta que logras terminar la temporada, etc…

 Vamos a enumerar algunas de las causas que pueden detonar el trastorno por adicción. Son conductas y emociones que si estás padeciendo algunas de ellas, deberías consultar a nuestro centro de tratamiento de adicciones de Madrid:

  1. Simple aburrimiento; En ocasiones el problema de la adicción radica en una mala formación creativa, intelectual o espiritual, que hace que no sepas divertirte de otras formas, y además tienes la necesidad de contar con la ayuda de estimulantes que te hagan deshinibirte.
  2. Falta de diagnóstico de otra enfermedad; una depresión, la ansiedad, una bipolaridad, todos ellos son algunos de los trastornos que nos pueden abocar a paceder una adicción, por lo que es de suma importancia que ante el menor síntoma de cualquiera de ellos, acudas al psiquiatra para ser diagnosticado y tratado y así no empeorar la enfermedad.
  3. Desconocimiento de una homosexualidad y/o problemas sexuales; Puede incluso que ignores tu tendencia sexual hacia las personas de tu mismo sexo y tu subconsciente si lo sepa y por tanto estés viviendo inmerso en una mentira.
  4. Elecciones erróneas como la maternidad/paternidad o la elección de profesión/trabajo; haberte dejado llevar por lo que se esperaba de ti, ha podido desembocar en elecciones tomadas por terceros, las cuales realmente tu no querías acometer.
  5. Problemas en la pareja o relaciones familiares; Si tienes una mala calidad de relaciones afectivas, esto puede generarte un malestar y desencadenar daños colaterales que afecten tu equilibrio.
  6. Mentir por sistema; Si lo haces:
  • Como consecuencia de la inseguridad
  • Por no discutir
  • Fantaseando con ser otro
  • Para manipular al de enfrente
  • Como costumbre aprendida de desembolverse en la mentira
  • Para comprar afectos
  1. Falta de autoestima; Si te crees menos que los demás, ¡ojo!, también en el caso de que te creas más que los demás es que tienes un problema de autoestima.
  2. Falta de seguridad en uno mismo; Si no estás convencido de que puedes lograr todo aquello que te propongas, con esfuerzo y constancia.
  3. Falta de asertividad; Si no sabes decir tu verdad sin necesidad de herir al de enfrente.
  4. El egoismo, mirarse el ombligo; Si piensas en ti mismo de manera recurrente, sin pararte a observar las necesidades de los que te rodean.
  5. Creerse especial; Si consideras que la vida te debe algo, o que te van a pasar grandes cosas sin esforzarte en buscarlas.
  6. Miedos que llevan a la parálisis que se va a mostrar como vagancia o pereza; Si temes hacer el ridículo o piensas que no lo lograrás o si te aterra padecer sufrimiento durante el esfuerzo por realizar, también si huyes de la decepción, del abismo…
  7. El desequilibrio emocional que produce un golpe del destino en una vida; Si no eres resiliente, puede que un divorcio, la pérdida de tu trabajo, la de un ser querido…etc, pueda llevarte a la necesidad de buscar esa dopamina en merma que te haga sentir mejor.
  8. La falta de ilusiones; Si no tienes objetivos y retos a realizar a corto-medio plazo y no atisbas cambios en tu vida que te hagan vislumbrar un futuro mejor.
  9. El materialismo; Si esperas que lo que te haga feliz sean las cosas de fuera, un viaje, un coche nuevo, ropa de marca, un barco, una casa…
  10. La falta de respeto por uno mismo; No cuidarte, no hacer deporte, comer mal, dormir mal, no evitar que los demás te traten con desdén, te humillen o te desprecien.
  11. No buscar nuestra propia creatividad; Si vives sin motivación para crear. Por insignificante que sea lo que se te pueda ocurrir, ¡crea!. Estudia como hacerte un nuevo peinado, innova una nueva ruta para ir a tu trabajo, cambia la decoración de tu casa y por supuesto anímate a iniciar esa afición que llevas tiempo deseando aprender: cantar, pintar, escribir, tocar un instrumento…
  12. Victimizarse y justificarse; Si elaboras argumentos para llevar a cabo acciones reprobables y además usas la autocompasión.
  13. El estrés crónico; Si no desconectas de las actividades diarias durante algún momento del día y si tienes en la cabeza los mismos pensamientos y preocupaciones de manera constante.
  14. Procastinarlo todo; Si no eres diligente y dejas para más adelante pequeñas tareas como puedan ser sacar la basura, levantarse de la cama, sacar al perro…, o decisiones más elaboradas, como pueden ser la necesidad de acometer algún importante cambio en tú vida, ponerte a dieta, dejar de fumar, dejar de beber alcohol, comenzar a hacer deporte…

El equipo de Centro Médico AUPA, está a tu disposición para atender cualquier consulta que te haya podido surgir al leer este artículo.

Virginia López Bello

Coordinadora Centro Médico AUPA