Hace un tiempo hablamos de los efectos del alcohol en general, sin profundizar mucho en todo lo negativo que provoca en nuestro organismo, sobre todo relacionándolo en la aparición de enfermedades peligrosas. El alcohol es, después de la nicotina, la droga de abuso con mayor consumo mundial. Las cifras de consumo de riesgo son, a partir de las 17 UBE (unidad de bebida estándar) en hombres y 11 UBE en mujeres a la semana. Esta diferencia de género es debida a la menor presencia de alcohol-deshidrogenasa, enzima encargada de metabolizar el alcohol, en la mujer.

Para que todo el mundo entienda cuál es la cantidad que puede indicar riesgo 1 UBE = 1 caña de cerveza o una copa de vino y lo que llamamos un “cubata” equivale a 2 UBE. Es fácil por tanto, que cada uno pueda hacer un cálculo de si el consumo de alcohol que está realizando pueda ser peligroso para su salud.

Consecuencias físicas de consumir alcohol

1. Neurológicas.

El alcohol lesiona directamente el sistema nervioso central y periférico pudiendo provocar los siguientes trastornos:

  • Temblor fino distal en manos y lengua.
  • Neuropatía periférica mixta, motora y sensitiva. Esto supone un daño a la red de comunicaciones entre el cerebro y el resto del cuerpo.

¿En qué se traduce este daño?

Pues al tener cada nervio periférico una función altamente especializada en un sitio específico del cuerpo, una amplia gama de síntomas pueden aparecer: sensaciones efímeras de entumecimiento o pinchazos (parestesias), hipersensibilidad táctil, debilidad muscular, dolores quemantes especialmente por las noches, incapacidad para digerir bien los alimentos, parálisis, disfunción sexual.

  • Déficit de vitamina B1 que puede cursar de dos formas:
    • De forma aguda, Encefalopatía de Wernicke.
    • De forma crónica, Encefalopatía de Wernicke-Korsakoff, con deterioro grave de la memoria reciente, aparecen fabulaciones con las que el enfermo rellena sus “huecos“ de memoria.
  • Demencia alcohólica. Es la más frecuente de las de causa tóxica. Cursa con la clínica clásica de cualquier demencia.
  • Trastornos del sueño.

2. Psiquiátricas

  • Alucinosis alcohólica. Presencia de alucinaciones de predominio auditivo y angustiantes para la persona, aunque también pueden ser visuales
  • Celotipia, es un delirio paranoide centrado en la idea de infidelidad, muy frecuente en los adictos al alcohol
  • Trastorno depresivo inducido por alcohol .Es frecuente y suele ser intenso. Mejora tras unas semanas de abstinencia
  • Trastornos de ansiedad
  • Fobia social
  • Delirium tremens por abstinencia. Se da en algunos casos y supone un cuadro grave. Cursa con taquicardia, agitación, sudoración, hipertermia, alucinaciones y riesgo de convulsiones.

3. Digestivas

  • Esofagitis de reflujo
  • Gastritis aguda o crónica
  • Pancreatitis aguda o crónica
  • Hepatitis aguda. Es muy frecuente, siendo su gravedad variable, desde asintomática a fulminante, con muerte
  • Cirrosis. El alcohol es la primera causa
  • Malabsorción

4. Cardiovasculares

  • Arritmias: taquicardia paroxística y fibrilación auricular
  • Hipertensión arterial
  • Miocardiopatía dilatada: el alcohol es la primera causa

5. Hematológicas

  • Anemia con aumento de VCM
  • Neutropenia
  • Trombopenia

6. Respiratorias

  • Neumonías por aspiración en intoxicaciones agudas

7. Osteomusculuares

  • Osteoporosis por malabsorción
  • Miopatía aguda con pérdida de fuerza y dolores musculares

8. Endocrinológicas

  • Disminución de la función tiroidea
  • Atrofia testicular y en las mujeres amenorrea
  • Aumento del cortisol
  • Aumento del colesterol y los triglicéridos

9. Oncológicas

El consumo de alcohol aumenta significativamente el riesgo de padecer cáncer en:

  • Cavidad oral y suelo de la boca
  • Faringe
  • Esófago
  • Estómago
  • Hígado
  • Colon
  • Recto
  • Mama

Nos hemos limitado a enumerar las consecuencias que, a nivel físico, tiene el consumo continuado o excesivo de alcohol en nuestro cuerpo que, como hemos visto, son múltiples, afectando a todo nuestro organismo. Pero existen también otro tipo de consecuencias:

  • Problemas familiares
  • Problemas económicos
  • Problemas laborales
  • Problemas sociales
  • Mayor probabilidad de accidentes

Comprobamos pues que el consumo de alcohol, contrariamente a lo que se empeñan en hacernos ver, no está asociado a sensación de bienestar y diversión, aunque a corto plazo y de manera inmediata lo pueda parecer. Se trata de un tóxico y como tal, dañino para nuestro cuerpo y para su buen funcionamiento. Si después de leer esto, crees que tu manera de beber es excesiva o piensas que puedes tener un problema relacionado con el consumo de alcohol, no lo dudes, llámanos. En Centro Aupa resolveremos encantados cualquier duda que puedas tener y te aconsejaremos.