¿CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Esta podría ser una pregunta que nos parece fácil de contestar a todos, sé el año en el que nací, así que la cuenta está clara. Pero no es tan fácil, y a esto es a lo que aluden los autores del artículo, dos profesores de la Universidad Carlos III de Madrid, uno de la facultad de medicina y otro de la facultad de ciencias actuariales y financieras. En el artículo nos explican que esto de que el hecho de la edad no es tan simple, es lo que se plantean las aseguradoras a la hora de valorar la esperanza de vida y, por tanto, las primas a establecer a los asegurados. Tal es la importancia que adquiere la “otra edad”, la edad biológica, que no tiene porqué coincidir con la cronológica. Aclararemos conceptos: la edad cronológica son los años que has vivido, y la edad biológica viene determinada por el estado de tu sistema inmunitario, por tu estado de salud. Una gran diferencia es que la primera siempre va hacia adelante, es imposible “descumplir” años, por más que algunas personas se empeñen y se afanen en ello. Pero la segunda; la biológica, sí puede retroceder, puede cambiar, y esto depende de nosotros. Es tal la comprobación científica de esto que, como vemos, los poderes económicos han empezado a valorarlo y tenerlo en cuenta. Como dice la catedrática de fisiología de la U.C.M. Mónica de la Fuente: “La edad cronológica son los kilómetros a recorrer en el viaje de la vida y la edad biológica es la velocidad a la que haces el viaje, si vas muy deprisa llegas antes al final”.

          Lo que nos tiene que quedar claro es que puedo modificar mi edad biológica. Esto es algo que siempre les explico a nuestros pacientes de Centro Aupa, es evidente que un adicto no es alguien especialmente preocupado por su salud, mejor dicho, sí puede estarlo pero no hace nada por ese tema. Se lo explico porque a veces tiene la sensación de que lo que he hecho mal, ya no tiene arreglo, las personas con una adicción no se suelen preocupar de su alimentación, no hacen ejercicio, suelen tener muchas veces más de un problema: fuman, beben….y a veces parece que eso les va a acompañar de por vida. Tenemos un cuerpo que es una máquina perfecta, muy bien diseñado, y muy agradecido, en cuánto empezamos a cuidarlo y mimarlo, se recupera y lo agradece en forma de salud y bienestar. Este ha de ser nuestro empeño, ser cada día más jóvenes independientemente de los años cumplidos. Veamos cuáles son los cinco bisturís que consiguen este rejuvenecimiento:

1-Haz ejercicio físico. No se trata de algo que se diga por decir, es fundamental para mantener el buen estado de nuestras articulaciones y el buen tono muscular, nuestra agilidad y elasticidad, pero también es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Por no hablar de que su realización genera dopamina, proporcionándonos una maravillosa sensación de bienestar.

2-Mantén una buena dieta, no olvides que la única fuente de obtención de las vitaminas, minerales, fibra, proteínas y otras sustancias necesarias para nuestro organismo provienen de la dieta, si no tenemos una alimentación variada y equilibrada, no los conseguiremos y tendremos por tanto, un déficit que nos generará problemas.

3-Duerme bien. A diario veo en la consulta que uno de los problemas de nuestros pacientes con problemas de adicción es el dormir mal. El dormir menos horas de las que debiéramos o no tener un sueño reparador, empeora el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario hasta en un 70 %. Y no olvidemos que es él el que nos defiende y nos protege de las enfermedades. También el dormir mal genera un estado anímico depresivo. No se trata, como vemos, sólo de estar cansados o tener sueño todo el día, sino de algo mucho más importante para nuestras vidas.

4-Establece unas sanas y satisfactorias relaciones sociales. No olvides que eres un animal social, por más que te empeñes, el aislarte por desconfianza o inseguridad, nunca te va a permitir ser totalmente feliz. Tener una buena red de afectos, me ayudará a sentirme querido, acompañado, valorado y apoyado cuando sea necesario. Pero no olvidemos que para recibir, debo dar: tiempo, compañía, escucha….Las personas egoístas tiene un nivel más alto de cortisol, la hormona del estrés, y por tanto, enferman más.

5-Aléjate de todo aquello que sea tóxico: alcohol, tabaco, cualquier otra droga, comportamientos dañinos y personas nocivas. Establece un imaginario círculo a tu alrededor y sólo deja entrar en él todo aquello que te haga avanzar, ser mejor persona, sentirte mejor contigo mismo, que te rete a seguir superándote, que te estimule, que te mime, que sirva para tu cuidado…y hablo de personas o de actividades. Elimina todo aquello que te perjudique, que te haga daño, que sólo consiga que te sientas mal. Establece una frontera bien vigilada y controlada de acceso a tu círculo, y habrás conseguido que la angustia, la soledad, la tristeza, la negatividad, el pesimismo, la depresión… abandonen tu vida, porque aunque algo vaya mal, en ese territorio mágico que has creado habrá cosas y personas que te consuelen y te ayuden a seguir. Por eso es tan importante decidir a qué dedico mi tiempo y con quién lo comparto, es lo más valioso que poseo.

   Decía Charles Chaplin: “ La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida….antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos”

                           Dra. San Román