¿Cuál es el proceso de adicción a la cocaína? ¿Qué otras sustancias fomentan que nos hagamos adictos a esta droga? Son algunas de las preguntas que como especialistas en adicciones queremos responder, para ayudarte a comprender mejor por qué nos hacemos adictos a la cocaína.

De todos es sabido que la mejor forma de hacer un buen trabajo, en términos de eficiencia, es hacerlo en equipo. Lo que ocurre es que los equipos a veces se forman para hacer el mal.

La cocaína normalmente trabaja en equipo. ¿Qué quiere decir esto?, pues que se vale de otras sustancias, como por ejemplo el alcohol (lo que se denominan drogas porteras), para conseguir que su víctima esté lo suficientemente desinhibida como para que se atreva a consumirla. Este “atrevimiento” es especialmente atractivo de analizar en términos médico-científicos cuando nos encontramos en uno de estos dos casos:

a) El individuo tiene los primeros consumos de cocaína.
b) El individuo quiere dejar de consumir cocaína y normalmente recibe un tratamiento para ello, por lo que cualquier consumo en el proceso se considerará una recaída… que en muchos casos irá precedida de unas inocentes cañitas (“los secuaces de la cocaína”).

En ambos casos, en el primero a nivel preventivo y en el segundo a nivel de tratamiento, la víctima ha de hacerse consciente de que es precisamente esta desinhibición del SNC (que provoca en este caso el alcohol) lo que desencadena la pérdida de control que desemboca en dicha recaída.

¿Qué pasos son los que se suelen seguir antes de hacernos adictos a la cocaína? Lo trataremos en el siguiente artículo. Si tienes alguna pregunta sobre las adicciones a las drogas, ponte en contacto con nosotros.