El sábado 15 de noviembre, se celebra el Día Mundial sin Alcohol, declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este día sirve de pistoletazo de salida para invitar a muchos a la reflexión del uso que se hace de esta droga, en muchos estamentos de la sociedad y situaciones de la vida cotidiana.

Un alto porcentaje de personas al ser invitadas a enumerar las drogas que conocen sorprendentemente, muchas de ellas no incluyen en la lista el alcohol. Esto es debido al alto nivel de permisibilidad que nuestra sociedad muestra ante el consumo de ella.

El alcohol se presenta en nuestras vidas en momentos de cotidianidad, incluso en muchos ambientes el abuso de esta droga, no sólo es admitido sin paliativos, sino incluso en sectores juveniles, es convertido en motivo de prestigio social entre los chavales.

Con la celebración de este día, se pretende dar a conocer los peligros y secuelas que puede producir el consumo crónico de alcohol en la vida de quien lo sufre. El alcoholismo es una enfermedad que afecta, de manera leve a grave, a 2 millones de personas en nuestro país.

Este dato es lo suficientemente importante como para tomar medidas desde las autoridades y desde nuestra sociedad preguntarnos que es lo que está sucediendo para contar con esta alarmante cifra y que la edad de inicio en el consumo de alcohol, según la encuesta del Plan Nacional sobre Drogas, cada año sea menor, (12/13 años, 2013)

Es importante la prevención, sobre todo en esos niños y adolescentes que la sociedad tiene la obligación de procurar una vida en salud y libertad, es decir sin adicciones que se las arrebaten.

Muchas personas desconocen que las sustancias químicas que nuestro cerebro genera cuando bebemos y hacen que nos sintamos mejor, son sustancias que podemos provocar que se liberen con otras muchas actividades y acciones de nuestra vida, como son la creatividad, el amor, la ilusión por emprender un proyecto y la recompensa del trabajo bien hecho

Pasamos a enumerar las diferencias entre la emoción producida al consumir alcohol y otras drogas y las emociones producidas por la creatividad, el amor y el trabajo:

Efectos del consumo de alcohol

− Es artificial y efímero
− Generan Lagunas en la memoria, que nos hacen difícil recordar que pasó antes y durante del estado de embriaguez
− Al día siguiente nos hacen encontrarnos mal. Tanto anímicamente, como físicamente
− El alcohol y otras drogas son como una barita mágica que por unos minutos nos hacen sentir bien, pero rápidamente nos devuelven a un estado peor del que teníamos antes de consumirlas
− Producen enfermedad y padecimientos en nuestra familia, relación de pareja y trabajo

Otros efectos del consumo del alcohol.

Efectos de cosas que no son drogas

El producido por la creatividad, el amor y el trabajo:

− Es tangible y perenne.
− Dura en nuestro recuerdo mucho tiempo y podemos disfrutar de ese bien estar producido por esas vivencias incluso años
− Al recibir la recompensa dopamínica de una acción de amor, creativa o de trabajo, nos sentimos al día siguiente bien con nosotros mismos, tanto física como anímicamente
− El trabajo que hay que emprender para recibir las sustancias que genera nuestro cerebro para producirnos bien estar, al contrario de lo que sucede con el alcohol y con otras drogas, no son como una barita mágica, ni mucho menos, sino que hay que esforzarse para obtener sus frutos. Les garantizamos que a corto plazo el bien estar que eso produce se obtendrá durante el recorrido y no cuando se llega a la meta
− Produce salud y calidez en nuestra familia, relación de pareja y trabajo

¡Feliz día Mundial sin Alcohol!