Sabemos mucho sobre las dramáticas consecuencias que el consumo prolongado de alcohol provoca en nuestro organismo. No podemos dejarnos estafar por una sustancia tan dañina. En este artículo nos vamos a detener en los golpes silenciosos que el alcohol nos va dando con cada ingesta.

Estos son los principales daños que provoca el alcohol en algunas partes de nuestro cuerpo:

1. CEREBRO 

Contrario a la creencia popular, el alcohol no mata las neuronas, pero altera la sinapsis de los neurotransmisores, que controlan el estado de ánimo, la percepción y el comportamiento. La amígdala, que es una parte del sistema límbico responsable del miedo y de la ira, se ve afectada por la ingesta de solo un trago de una bebida alcohólica, lo que afecta a nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestra conducta de una manera inmediata. 

2. CORAZÓN 

Un alto consumo de alcohol correlaciona con riesgo de fibrilación auricular en torno a un 17% según un estudio publicado recientemente por el Journal of American Collage of Cardiology. Este tipo de latido irregular del corazón casi cuadriplica el riesgo de tener un infarto cerebral y triplica el riesgo de tener insuficiencia cardiaca. 

3. PIEL 

¿Conocemos a alguna persona alcohólica con la piel tersa y brillante? Seguro que no. Al beber alcohol obligamos a nuestro corazón a bombear más sangre para equilibrar las arterias y venas dilatadas, provocando, por ejemplo, la consabida hinchazón de la cara. 

4. ESTÓMAGO 

Las toxinas y bacterias abandonan el sistema digestivo para penetrar en el torrente sanguíneo, lo que provoca una respuesta peligrosa del sistema inmune que puede derivar en enfermedades hepáticas y otros problemas de salud. 

5. MÚSCULOS 

El alcohol cambia las respuestas inflamatorias y hormonales ante el ejercicio, por lo que dificulta la auto-reparación de proteínas dañadas, según un reciente estudio publicado en la revista Sports Medicine. 

6. APARATO REPRODUCTOR 

Científicos daneses han descubierto que el consumo de alcohol afecta a los niveles de hormonas sexuales como la testosterona, según un estudio publicado en la revista BMJ Open, y ahora se está investigando en qué grado. ¾ partes de los hombres con un comportamiento de abuso de alcohol tienen problemas sexuales como escasa lívido, disfunción eréctil o eyaculación precoz. 

Y ahora ya sabemos un poco más de lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando le obligamos a entrar en contacto con un veneno que la sociedad nos presenta como un amigo. 

Todo el equipo de Centro Médico AUPA estamos listos y preparados para ayudarte.  ¡¡Feliz Vida Nueva!! 

Fernando Gallego 

Psicólogo Centro Médico AUPA