Según hemos conocido recientemente: 

Un grupo de científicos rusos están terminando los ensayos clínicos de un nuevo medicamento para “curar” el alcoholismo.

El descubrimiento no deja de ser un gran hallazgo, pero de ahí a que interpretemos que será la panacea para erradicar la adicción al alcohol va un abismo. Será una gran ayuda, qué duda cabe, pero si he entrecomillado lo de curar es porque el dejar de beber, es decir, convertirse en abstinente, es sólo la primera fase del tratamiento para superar la adicción.

Creo que es muy importante aclarar esto para evitar generar en las personas afectadas y en sus allegados falsas expectativas. Será una herramienta muy útil para conseguir la abstinencia y a partir de ahí empezar a trabajar.

Porque el camino para superar una adicción es más que no beber, es convertirse en una persona emocionalmente equilibrada, sin miedos y dispuesta a ser feliz y a disfrutar de todo lo que la vida puede ofrecerle, eliminando no sólo los tóxicos o conductas patológicas, sino también todo aquello que le impedía alcanzar su felicidad y le constreñía a vivir en un mundo lleno de miedos e inseguridades, sin un correcto manejo de sus emociones y relaciones con los demás y en el que la única recompensa para su cerebro y para obtener bienestar era el objeto de su adicción, sea cual fuere éste.

Por desgracia, este tipo de perspectiva sobre el tratamiento de las adicciones no es infrecuente. Se podría justificar en personas que no entienden en qué consiste ser adicto, pero es injustificable (por no utilizar otra palabra más tajante) en alguien que se dedica a tratar a este tipo de enfermos. Y existen. Por eso , mi empeño en este artículo tras leer esta noticia no es desmoralizar, ni mucho menos, sino aclarar. El fármaco será de gran utilidad, sin duda alguna, pues para acometer los cambios necesarios en la vida de una persona adicta al alcohol, es necesario lo primero que no beba y es lo que conseguirá, parece ser, el medicamento en estudio. Pero debemos saber que hay una segunda fase, el cambio conductual,  sin el  cual no habremos conseguido que la persona supere el problema de su adicción.

El cambio conductual es lo que conseguirá que el alcohol no tenga cabida ni sentido en la nueva vida de esa persona.

Dra. San Román

Subdirectora de Centro Médico Aupa