¿Cómo saber si soy alcohólico? ¿En qué momento debo plantearme que puedo sufrir una adicción al alcohol? Son algunas de las preguntas que te pueden estar pasando por la cabeza. Para saber si puedes tener un problema de alcoholismo, formúlate las siguientes preguntas:

  1. ¿Me propongo no beber en una circunstancia donde habitualmente bebo y no lo logro?
  2. ¿Si logro no beber en una circunstancia en la que bebería, me encuentro triste, enfadado o abatido?
  3. ¿Cuándo alguien me llama la atención sobre mi forma de beber, pongo excusas o me molesto?
  4. ¿Empiezo a beber y no puedo parar?
  5. ¿Priorizo mis planes en función de si va a haber alcohol o no?
  6. ¿No me gusta estar con gente que no bebe?
  7. ¿Incito a los demás a que beban, con la finalidad de no beber sólo?
  8. ¿No encuentro diversión en los planes sin alcohol?
  9. ¿Al plantearme dejar de beber alcohol de manera definitiva, siento ansiedad?
  10. ¿En alguna ocasión no he cumplido con alguna de mis obligaciones por haber bebido o por preferir irme a un plan donde se iba a beber?
  11. ¿Provoco planes o situaciones para poder beber alcohol?
  12. ¿A menudo, una vez que comienzo a beber, tengo la necesidad de emborracharme?
  13. ¿Al día siguiente de haber bebido, tengo remordimientos y me encuentro mal conmigo mismo?
  14. ¿Creo que soy más divertido/a, cuando bebo?
  15. ¿Espero con ansia el fin de semana, pensando que voy a beber?
  16. ¿Creo que no beber un fin de semana, es un fin de semana perdido?
  17. ¿Si quedo una noche de sábado para acometer un plan sin alcohol, creo que estoy malgastando la noche del sábado?
  18. ¿He pensado en consumir otras drogas, o he llegado a consumir otras drogas, bajo los efectos del alcohol?
  19. ¿He sentido la necesidad de jugar en casinos o bingos, o de practicar sexo desinhibido con cualquiera, bajo los efectos del alcohol?
  20. ¿Considero que todo el mundo bebe, por tanto que yo lo haga es lo normal?
  21. ¿Trato de auto engañarme, o engaño a los demás, sobre la cantidad de alcohol que bebo?
  22. ¿Me ha dejado de interesar alguna actividad saludable, que hace unos años me gustaba mucho practicar?
  23. ¿Uso estrategias, como comer menos o cargarme mucho la copa, con el fin de emborracharme más rápido?
  24. ¿Justifico y minimizo las actitudes de los amigos que beben de más?
  25. ¿En momentos en los que estoy sobrio, me reconozco a mi mismo que bebo demasiado y que tengo un problema con el alcohol?

Las personas que acaban bebiendo a diario y con una vida desestructurada, no les sucede de la noche a la mañana. El proceso es largo y cambiante, es por eso que el sujeto que lo padece no se da cuenta y se va metiendo en la tela de araña sin enterarse, hasta que las consecuencias son muy evidentes. Una persona comienza a abusar del alcohol, a continuación desarrolla una adicción moderada y posteriormente esta pasa a ser severa. El final de esta enfermedad es el alcoholismo crónico.

Como no todos los seres humanos somos iguales, cada persona desarrollará el proceso de manera distinta, pasando por todas las etapas, o saltándose alguna o varias. Además, las preguntas formuladas también están abiertas a interpretación o a analogía.

Lo que es seguro es que si te has molestado en leer este post, es porque es un tema que te interesa o preocupa, por tanto, lo mejor que puedes hacer es un ejercicio honesto de introspección y reconocerte primero a ti mismo si necesitas ayuda para abordar la abstinencia al alcohol.

También te recomendamos que realices nuestro test de alcoholismo. Para cualquier consulta, estamos a tu disposición.