Comer más cantidad de la que necesitamos es un indicador de que algo está fallando en nuestra vida personal. Para hacer frente a un desorden alimenticio de este tipo, es fundamental conocer los síntomas de la adicción a la comida y saber por qué se origina.

Según concluyen muchos estudios recientes, si una persona comienza a tener un comportamiento compulsivo relacionado con la comida, se debe a que sufre un trastorno de conducta como consecuencia de un estado anímico en desequilibrio.

La ansiedad, la baja autoestima, la apatía, la desmotivación o la tristeza, pueden producir que nuestro sistema nervioso entre en un déficit de dopamina y que nuestro cerebro trate de suplir dichas carencias emocionales con uno de los síntomas de la adicción a la comida: el bienestar que produce en el organismo la ingesta de alimentos.

Los seres humanos no necesitamos para sobrevivir ingerir más cantidad de comida que la que nuestro organismo necesita. Sin embargo, al igual que los animales en cautiverio, tendemos a consumir un mínimo porcentaje de más, con la finalidad de almacenar energía. Normalmente en un ser humano en equilibrio lo compensa con un incremento de la actividad física.

¿Soy adicto a la comida?

Algunos de los factores que debes tener en cuenta para saber si tienes un problema de adicción a la comida son:

– Mi estado de ánimo cambia cuando como, me hace sentir bien.
– Utilizo la comida para calmar mis estados de ánimo adversos.
– Cuando empiezo a comer, no puedo parar de hacerlo una vez calmada mi hambre, y tengo que comer compulvisamente hasta que no puedo más.
Pienso en comida de manera recurrente, incluso sin tener hambre.
– Me siento culpable después de haber comido.

Cómo tratar la adicción a la comida

Una vez más, el equilibrio es la herramienta necesaria para erradicar de nuestra vida los trastornos de comportamiento y para superar adicciones. Esto se logra tratando que el paciente inicie un cambio de conducta, que consiste en:

– Llevar a cabo una terapia psicológica que ayude al individuo a encontrar y poner orden en su vida, controlar sus miedos y reforzar su autoestima.
– Practicar ejercicio de manera diaria y continuada.
– Poner en marcha proyectos creativos que hagan que el individuo desarrolle su intelecto.

El resultado: La obsesión y la ansiedad por la comida desaparecen y se empieza a consumir las mismas calorías que las que gastamos.

El equipo de Aupa puede ayudarte a superar tu problema de adicción a la comida. Ponte en contacto con nosotros.