La adicción constituye un grave problema de salud crónico tanto para hombres como para mujeres. Lo que intentaremos en este artículo hoy es comprender si dentro de esta gravedad, existen diferencias en cuanto al inicio, curso y finalización en el proceso adictivo dependiendo del sexo del paciente.

Antes de nada es importante conocer determinados datos epidemiológicos que nos pueden ayudar a valorar esta cuestión. Hasta hace no muchos años el tema de la adicción femenina no había cobrado la importancia que realmente tiene en la actualidad.

adiccion-drogas-hombres-mujeres

Los estudios evidenciaban una mayor prevalencia en el uso de sustancias adictivas en los hombres, a tal extremo que resultaba una circunstancia casi excepcional el ver a mujeres en terapias para adicciones. Hoy esto ha cambiado. Citaremos algunas estadísticas que nos harán ver con claridad la situación actual del uso de sustancias adictivas por géneros:

  • El número de mujeres alcohólicas ha crecido espectacularmente, pasando de una proporción de 6 varones por cada mujer en los años 70 a casi 3 varones por cada mujer en la actualidad.
  • Desde los años 90 existe una tendencia creciente en el consumo de tabaco entre las mujeres, mientras que en los hombres es decreciente.
  • Existe un incremento importante del consumo de alcohol entre mujeres jóvenes, de 15 a 19 años.
  • Ha aumentado el consumo de cannabis y éxtasis en las mujeres, especialmente en la franja de 15 a 19 años.
  • El consumo de cocaína también se ha visto incrementado en las mujeres, al igual que el de psicofármacos.
  • La demanda de tratamiento de la mujer alcohólica es superior a la del hombre, por cada dos varones hay una mujer en tratamiento, lo que implica que la mujer tiene menos reparos a la hora de solicitar ayuda.
  • La proporción de mujeres usuarias de drogas legales como tabaco, alcohol o psicofármacos, y de adicciones sin sustancia (compras, juegos por internet, televisión…) es mucho más elevada que la de mujeres adictas a drogas ilegales.

Diferencias de la adicción a las drogas en hombres y mujeres

Es importante también que destaquemos tres importantes diferencias en cuanto al comportamiento respecto a la adicción según el género:

  1. En cuanto al inicio: en cuanto al consumo de drogas ilegales el varón entra a través del grupo de amigos, por el placer del riesgo o buscando experiencias hedonistas. La mujer accede por vías personales, normalmente por experiencias o situaciones conflictivas, o bien inducida por otra persona, generalmente varón. Sin embargo, en lo referente a drogas legales, las cosas en cuanto al inicio son parecidas.
  2. En cuanto al efecto: está claro que existe una mayor vulnerabilidad biológica en las mujeres, con más lesiones y progreso más rápido y más efectos tóxicos con dosis menores, requiriendo menos tiempo para hacerse adictas. Investigaciones realizadas con roedores evidencian que las hembras adquieren mucho más rápido la autoadministración de cocaína y que las dosis que se administran son mayores.
  3. En cuanto al tratamiento: según hemos visto, el número de mujeres alcohólicas que demanda tratamiento es proporcionalmente mayor que el de varones. Pero esto no implica que vayan mejor. Según numerosas investigaciones el riesgo de recaída tras un período de abstinencia es mayor en las mujeres. Esto parece explicarse porque las hormonas femeninas, progesterona y estradiol, tienen un efecto modulador sobre los sistemas que median en el consumo de drogas, en concreto sobre la dopamina, que es el neurotransmisor que provoca el efecto reforzante de las drogas.

adiccion-drogas-hombres-mujeres

Existen también determinados factores que influyen en la búsqueda de tratamiento por parte de las mujeres y que son característicos: mayor vulnerabilidad psicosocial( parejas con el mismo trastorno de abuso desustancias, malos tratos previos…) y más consecuencias sociales( soledad, pero aceptación social, miedo a la pérdida de la custodia de los hijos en caso de haberlos..)

Vemos pues, que sí existen diferencias en la enfermedad de la adicción entre los dos géneros en tres aspectos fundamentales: por el componente de mayor vulnerabilidad biológica en las mujeres, por la manera de iniciarse en ella y por último por la manera de enfrentarse al tratamiento. Sin embargo, el problema fundamental es el mismo en ambos: convertirse en esclavos de una sustancia o un determinado comportamiento. Perder la libertad.

Por eso, en Centro Aupa realizamos una terapia individualizada y adaptada a las personales necesidades de cada paciente. Llámanos si crees que tienes un problema de adicción. Te ayudaremos diseñando una estrategia hecha sólo para ti.