¿Existe de verdad la adicción al café o es solo una leyenda? Nuestros expertos del equipo Aupa te cuentan todo lo que hay detrás de esta sustancia.

El consumo de café es algo muy arraigado y extendido en nuestra cultura, estando incluso presente en nuestra manera de hablar y sirviendo a veces para relacionarnos con los demás, la famosa frase de: “quedamos a tomar un café” o “ nos tomamos un café y lo hablamos”, todo ello nos indica hasta qué punto esta sustancia forma parte de nuestra vida. Y esto no es malo.

Pero lo que no debemos olvidar es que el café es una droga. En 1994 se estableció su carácter químicamente adictivo y en el DSM V (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Sociedad Americana de Psiquiatría) figuran los trastornos relacionados con la cafeína en el apartado correspondiente a los trastornos relacionados con sustancias: alcohol, alucinógenos, anfetaminas, cocaína….

¿Cómo saber si soy adicto al café? ¿Es posible tener una adicción a la cafeína?

¿Quiere esto decir que si tomo café soy un adicto?. Ni mucho menos, pero estableceremos las condiciones que este manual establece para determinar cuándo se es adicto a la cafeína:

1. Consumo reciente de cafeína, normalmente más de 250 mg (más de 2 o 3 tazas de café)

2. Cinco o más de estos síntomas tras el consumo de cafeína:
Inquietud
Nerviosismo
Insomnio
Diuresis
Rubefacción facial
Alteraciones digestivas
Contracciones musculares
Taquicardia o arritmias
Sensación de infatigabilidad
Agitación psicomotora

adiccion-cafe

Síntomas de la adicción al café

Otro aspecto muy importante relacionado con la posible adicción al café o cafeinismo es la aparición de un síndrome de abstinencia en las siguientes 24 horas tras el cese brusco o reducción del consumo de cafeína y caracterizado por 3 o más de los siguientes síntomas:

-Cefalea.
-Fatiga o somnolencia notable.
-Disforia, irritabilidad.
-Dificultad para concentrarse.
-Síntomas gripales (náuseas, vómitos, o dolor o rigidez muscular).

No debemos olvidar que la cafeína no se encuentra sólo en el café, sino en el té, las bebidas de cola, el cacao… Para que calculemos aproximadamente nuestro propio consumo, debemos saber que una taza de café contiene aproximadamente 100 mg de cafeína, mientras que en un vaso de té o cola hay unos 50 mg, en una chocolatina alrededor de 25 mg y en una bebida energética puede haber entre 50 y 150 mg.

En otro artículo hablaremos de los efectos del café, pero es importante señalar que los efectos psicoactivos de la cafeína es un factor que puede explicar algunos de los motivos más frecuentes de consulta: ansiedad, insomnio, problemas digestivos…

Como vemos, no es ningún mito. Existe la adicción a la cafeína, igual que a cualquier otra sustancia adictiva. Cabe señalar que la palabra adicción ha desaparecido del DSM V por su posible connotación negativa, pasando a llamarse “trastornos relacionados con sustancias”. Concluiremos pues que existe un trastorno relacionado con la cafeína, mucho más frecuente de lo que creemos.

Espero que con este artículo hayáis podido despejar vuestras dudas y os sirva para plantearos si vuestro consumo de cafeína es excesivo. Si es así, debéis hacer algo. Nosotros podemos ayudarte, solo tienes que avisarnos.