El principal problema al que se enfrentan muchos jóvenes cuando consumen cánnabis en cualquiera de sus formas (hachis, marihuana, etc…) es que, por muy natural, bonita y mítica que consideren la planta que lo produce, no son conscientes de que lo que están consumiendo es un potente tóxico, el THC.

La popular creencia de que la marihuana “no tiene química” ha generado mucha desinformación, ya que precisamente la composición química en sí misma de este compuesto es tremendamente dañina para nuestro organismo.

Pero este principio activo, el THC, no es la única sustancia dañina, ya que se han identificado cerca de sesenta compuestos químicos de tipo cannabinoide capaces de alterar el correcto funcionamiento de nuestras neuronas.

Gran parte de la información de que disponen los jóvenes acerca del cannabis es inexacta, y no está exenta de tópicos o mitos, promovidos por diferentes sectores sociales que tratan de crear una cultura favorable al cánnabis, con el fin de apoyar y legitimar su consumo. No olvidemos que en torno a él hay un importante y lucrativo negocio que muchas personas quieren ampliar.

Efectos de cannabis en los jóvenes

El consumo continuado de cannabis produce alteraciones en el aprendizaje y la memoria, un síndrome amotivacional caracterizado por la apatía, el empobrecimiento afectivo, abandono y desinterés, problemas respiratorios y cardiovasculares graves, reducción del sistema inmunitario, afectación del funcionamiento de las hormonas sexuales, etc.

Por todo ello, en el caso de los más jóvenes, el consumo continuado de cánnabis dificulta los procesos de desarrollo y maduración física, intelectual y afectiva.

Si eres adolescente y estás leyendo esto, no te dejes manipular y mantente informado sobre esta sustancia, rechaza las presiones de tus compañeros y amigos para que lo consumas, considera que aunque tus amigos sean importantes para ti, por encima de todo debes ser libre para elegir lo que quieres y lo que no quieres. Mantente firme en tus decisiones y exige respeto a las mismas.

Si te gusta cuidar tu cuerpo, sentirte guap@ por dentro y por fuera y ser una persona dinámica, activa, divertida, no lo dudes: los porros pueden convertirse en un gran obstáculo en tu camino.

En Centro Médico AUPA trabajamos haciendo ver a los jóvenes todo lo bueno que se pierden al consumir este o cualquier otro tipo de droga, ayudándoles proactivamente a mejorar sus habilidades sociales, mejorando su autoestima, promoviendo el pensamiento positivo, clarificando sus valores y el sentido de su vida y ayudándoles a aprender a manejar situaciones estresantes y a tomar decisiones correctas desde un punto de vista emocional, en definitiva les ayudamos a ser ellos mismos.

Podemos ayudarte. Habla con nosotros.