Hace unos días, el Candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, proponía abrir el debate a cerca de la legalización de las “drogas blandas” tal y como se conocen fuera del ámbito científico. Esta noticia nos ha hecho ir a preguntar a algunos de los expertos de Centro Médico AUPA, su opinión al respecto. A continuación os dejamos sus consideraciones.

“Es un tema sobre el que he pensado muchas veces y al que le he dado mil vueltas. Intentaré con un ejemplo explicar lo que siento: a los niños pequeños las cosas con las que se pueden hacer daño se las alejamos y se las ponemos en sitios de difícil alcance, porque aunque les hayamos explicado que eso no lo deben tocar, pensamos que la curiosidad o la falta de madurez les puede llevar, a pesar de todo lo que les hayamos dicho, a hacer uso de eso. Esto es lo mismo, creo profundamente en la educación como prevención, pero no pierdo de vista la curiosidad y la necesidad de transgredir que acompaña al adolescente. Creo que cuantas más dificultades les pongamos para poder acceder, mejor. Aunque por otro lado, pienso en el inmenso negocio criminal basado en su ilegalidad y me hace dudar. A pesar de esto último, sigo pensando que la legalización de las drogas es un propósito de solución con demasiados riesgos”

Dra Carmen San Román

Directora Médica Centro Médico AUPA


“En el campo neuro-científico de las adicciones ya no hablamos, ni debemos hacerlo nunca más, de “drogas blandas”. Porque tan “duro” es el alcohol y el cannabis como la heroína o la cocaína. No estoy de acuerdo con su legalización ya que sería una utopía que, desde mi punto de vista, sólo sería válida de la mano de una educación seria en drogas y emociones desde una temprana edad en el colegio, y ni aún así,  por lo que seguiremos haciendo nuestro trabajo en el campo de la prevención, y mientras seguiremos luchando contra  la gran problemática que supone el tráfico de drogas.”

Fernando Gallego Mata

Psicólogo de Centro Médico AUPA


“Profundicemos mejor en cuales son las políticas educativas más convenientes para lograr un mundo en el que las personas sean más conscientes, sean más capaces de mirar en su interior, de observarse, de conocerse, porque al fin y al cabo, este es el primer paso para tener una vida plena, donde las drogas naturales que nuestro propio cuerpo segrega como la serotonina, la dopamina, la oxitocina, la endorfina o la finilananina no dejen paso a otras sustancias.

Pienso que aspectos como el sentido de responsabilidad para/con nuestro cuerpo, como la autocrítica constructiva y como la creatividad en nuestra vida son muchos más poderosos que una ley que legalice una sustancia.

Por otro lado la prohibición siempre fue la excusa para la aparición del mercado ilegal, de mafias sin escrúpulos, de la violencia y del aspecto humano más oscuro y cruel. En mi opinión cuantas más leyes prohibitivas se necesiten más habrá fracasado la autorregulación natural del ser humano. “

Frau Patiri

Psicóloga


“La legalización de las drogas denominadas “blandas” (cannabis) es un asunto muy complejo y polémico. Si drogas legales como el alcohol y el tabaco son percibidas sin prácticamente riesgo por nuestros jóvenes y se inician en su consumo a edades cada vez más tempranas cuando la ley establece su uso a partir de 18 años, ¿qué pensamos que puede ocurrir si las hacemos tan accesibles como las otras? Y un apunte más, no existen las drogas blandas, si tuviera que poner un calificativo a las sustancias igual o más peligrosas que las consideradas “duras” sería drogas silenciosas e imagino que es fácil para el lector averiguar porqué.”

Marta Blázquez

Terapeuta de Centro Médico AUPA


“ Como ya han explicado parte de los miembros de mi equipo, la legalización de drogas ilegales, es algo que podría tener sus frutos positivos para solventar la criminalidad y la violencia que se generan en torno a ellas, sin embargo, los riesgos de comercializarlas pueden traer consecuencias muy graves fomentando su consumo. En España tenemos ejemplos con las drogas legales, que podrían tenerse en cuenta para hacer una previsión:

Con el tabaco, entre los años 1975- 1985, fumaban entre el 70 y 75 % de los españoles, en el momento en el que las autoridades pusieron medidas tales como la prohibición de su consumo en lugares públicos, la información de sus devastadores efectos, la eliminación de su publicidad…etc…, se ha ido logrando que la cifra en estos 30/40 años, disminuya hasta el 24 % según la Encuesta Nacional de Salud 2011-2013.

Con el alcohol, en la actualidad existen 3 millones de personas diagnosticadas de alcoholismo, siendo la edad de inicio de 13 años. Por lo que la legalización en principio, no parece una ayuda para las personas en riesgo de contraer la enfermedad de la adicción“

Dr. J Díaz Mediavilla

Director de Centro Médico AUPA


Conclusión:

En la vida no hay blancos ni negros, todo tiene sus pros y sus contras y la toma de decisiones han de hacerse desde el conocimiento y la información rigurosa.